La sequía en Sudamérica presagia un año volátil