Las empresas se preparan para lo peor de la crisis europea