Las empresas tecnológicas redoblan su cortejo a los ‘nerds’