Las farmacias sufren dolencias en la salud de sus cajas

La relación con las prepagas, los cambios en el modelo de negocios y las regulaciones redujeron su rentabilidad
(0)
16 de enero de 2011  

De las antiguas boticas atendidas por sus dueños que fabricaban allí mismo los remedios a los actuales drugstores, donde además se pueden comprar golosinas y productos de limpieza, pasaron varias décadas y cambios en el modelo de negocios. En las últimas semanas, las farmacias estuvieron en el candelero luego de que amenazaran con dejar sin descuentos para la compra de medicamentos a los afiliados de las prepagas.

En la Argentina hay un total de 13.500 farmacias con una facturación por medicamentos (con receta y de venta libre) que ronda los $ 20.000 millones. La ciudad de Buenos Aires cuenta con 1350, que sumadas a las del Gran Buenos Aires superan las 3000, con un total de 18.500 empleados. Pequeñas y grandes, modernas y tradicionales hoy son acuciadas por un problema de rentabilidad.

Uno de los hitos en el negocio de las farmacias fue la irrupción en 1996 de Farmacity, que importó el modelo drugstore de EE.UU. "La estrategia desde que Farmacity nació es pensar en las necesidades del consumidor. Entendimos que la gente no estaba satisfecha", dice Mario Quintana, uno de los fundadores de la cadena y presidente del grupo Pegasus, que también es dueño de Freddo, Aroma Café y Tortugas Open Mall. Disponibilidad de productos sin problemas de stocks, horario extendido y sistema de góndolas de autoservicio son los ejes esenciales del modelo Farmacity. Cosmética, higiene, tocador, belleza son algunos del los ítems con los que incrementaron los servicios. Además, desarrollaron una marca propia.

Farmacity tiene 141 sucursales, la mayoría se concentra en la ciudad de Buenos Aires, pero también tiene presencia en varias provincias. La legislación bonaerense impide que la titularidad sea de una sociedad anónima, por lo que en ese territorio sólo tiene un local, en Mar del Plata, que es una franquicia, la única del país. En Mendoza son propietarios de otra veintena de farmacias, pero por cuestiones regulatorias no pueden llevar el nombre de la cadena.

La regulación del negocio cambia de provincia a provincia. Hay límites para la apertura por cantidad por habitantes o por radio geográfico y otras impiden que un mismo dueño tenga más de cierto número. Buenos Aires y Santa Fe son las más reguladas.

En total, Farmacity posee el 1,2% del total del mercado en cantidad de farmacias y el peso sobre el total de facturación rondaría el 5%. El presidente de la Cámara Argentina de Farmacias, Rodolfo Barrero, sostiene que la escala no es una virtud en el rubro y que el peso de las grandes cadenas no es significativo.

Muchas farmacias optan por unirse a redes como Vantage, Zona Vital y Selma como estrategia. En las redes, cada dueño mantiene la titularidad de su negocio y se realizan las compras consolidadas, con lo que obtienen mayor poder de negociación frente a los laboratorios, que desalientan este tipo de uniones. A partir de la sanción de la ley de genéricos en 2002, ingresaron otros actores de origen mexicano: Dr. Ahorro, que mantiene algunas sucursales, y Dr. Simi, que ya se fue de la Argentina. Según fuentes del sector, no tuvieron éxito porque los argentinos son "marqueros".

Frente a la inflación del 25% que se traslada a costos, los medicamentos aumentaron un 12% en 2010. Los remedios representan entre el 65 y 70% de la facturación de una farmacia tradicional y el resto viene de artículos de perfumería, que tienen una rentabilidad superior. Otro problema que se suma en la ciudad es la falta de aplicación, debido a un recurso amparo, de la ley que prohíbe vender medicamentos de venta libre a otros comercios, por lo cual se suman jugadores como quioscos y supermercados.

El director ejecutivo del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de Capital Federal, Luis Antún, señala que en los últimos dos años cerraron 140 farmacias porque no tenían un buen mix de productos y no se modernizaron. El director de G&A Pharma Consulting, Jorge González, explica que los locales tradicionales vivieron un momento de crisis con la irrupción de Farmacity y muchos iniciaron un proceso de transformación a un modelo aggiornado con la atención personalizada y la incorporación de góndolas de autoservicio como fortalezas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.