Las tasas negativas ponen en apuros a los bancos de España y Portugal