(0)
16 de noviembre de 2018  • 14:47

Con más de 30 nuevos desarrollos diseñados sobre la intervención de propiedades históricas, Buenos Aires se suma a una tendencia global que atrae a inversionistas y a buscadores de cierto estilo de vida.

Es un mercado ampliamente desarrollado en ciudades de Europa y de Estados Unidos pero que recién comienza en nuestro país: la puesta en valor de edificios con historia, a través de un trabajo arquitectónico tan minucioso que podría considerarse artesanal, para ofrecer residencias capaces de amalgamar esa magia singular del pasado con todo el diseño y el confort del siglo 21. BrodyFriedman es una de las desarrolladoras locales que apuestan a este segmento en plena expansión, con Palacio Cabrera y Casa Campos como dos de sus emprendimientos insignia.

"En el caso de Palacio Cabrera nos encontramos con una propiedad de estilo neocolonial de la década del 30, catalogada con protección cautelar, donde funcionó hasta 2010 el ex Hogar Devoto. Es un proyecto de viviendas y estudios profesionales que conjuga el inmueble preexistente, que se mantendrá íntegramente original y que cuenta con planta baja y primer piso, y un nuevo volumen de tres pisos donde se ofrecerán unidades de dos ambientes y lofts", explica Sebastián Friedman.

Velvet Casa Campos, por su parte, fue proyectado a partir de un edificio de los años 50, con reminiscencias inglesas y francesas, y techos de 3,40 metros de altura. El proyecto, actualmente en ejecución, conjuga la puesta en valor de la propiedad histórica con un nuevo edificio de arquitectura moderna, amenities de lujo y jardines de estilo inglés parquizados en el siglo pasado". En ambos casos, el objetivo clave fue mantener la impronta y el estilo intacto de las viviendas originales. "La idea no es reemplazar lo existente sino agregarle valor a través de servicios y capacidades arquitectónicas contemporáneas para revalorizarlo desde el punto de vista inmobiliario", explica Ana Astudillo.

El allure de antes, la inversión de hoy

"Tanto por el proyecto en sí (lo valuable), como por su riqueza histórica y arquitectónica (lo invaluable), los desarrollos inmobiliarios construidos a partir de una intervención sobre una propiedad catalogada suelen contar con un plus en su valor de mercado que ronda entre un 10 y un 20%", señala el arquitecto José Ignacio Barassi, presidente de empresa especializada en restauración y patología de la construcción JIBSA y representante de la Sociedad Central de Arquitectos ante el CAAP. Sebastián Friedman coincide y agrega: "La razón de esta diferencia es simple, su escasez. Si bien en los últimos años este tipo de desarrollos ha crecido, aún son escasos en relación a un público que los valora y demanda, y que va en aumento". Para los interesados en este mercado, es un muy buen momento para evaluar opciones.

Más info aquí

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.