Los inversionistas castigan a los hoteles de EE.UU.

Craig Karmin
(0)
17 de febrero de 2016  

Crédito: Colin Miller /Corbis

En una actitud que puede presagiar una espiral descendente de los bienes raíces comerciales, los inversionistas les están dando la espalda a los mejores fundamentos de la industria hotelera en años al desprenderse de acciones del sector.

La hospitalidad, una de las industrias más sensibles a los vaivenes de la economía, es por lo general una de las primeras en sentir el impacto de las dudas en torno al crecimiento económico.

Esto se debe a que mientras los propietarios de oficinas y centros comerciales firman contratos de alquiler que les garantizan ingresos a varios años, las reservas de hotel y los precios de las habitaciones cambian constantemente y los viajes son a menudo uno de los primeros gastos que las compañías recortan en tiempos de crisis.

Los inversionistas apuestan a que este escenario se manifestará muy pronto. Las acciones de los operadores y propietarios de hoteles y empresas de tiempo compartido en Estados Unidos se desplomaron más de 22% en 2015, comparado con un rendimiento sin variaciones del mercados en general, y acumulan un descenso de 19% este año, según Goldman Sachs Group Inc., más del doble que el resto del mercado.

Estas caídas han sido particularmente agudas para algunos de los nombres más reconocidos del sector, como Hilton Worldwide Holdings Inc. y Hyatt Hotels Corp., que registraron descenso de aproximadamente 25% durante los últimos seis meses.

La ola de ventas es el último indicio de que, a los ojos de muchos inversionistas, la angustia que se ha apoderado de las bol-sas globales prevalece ante cualquier sentimiento positivo del sector. Los mercados han estado postrados por el desplome de los precios del petróleo, la desaceleración de China y las preocupaciones de que las tasas de interés negativas impulsadas por algunos bancos centrales perturben el sector financiero.

"Hay más vientos en contra arremolinándose en términos de lo que está pasando en el mundo", dijo Christopher Nassetta, presidente ejecutivo de Hilton. "Eso está haciendo que los inversionistas reflexionen y está creando un poco de precaución".

El cambio se produce cuando los inversionistas empiezan a replantearse el auge de las propiedades comerciales durante el último lustro, cuando los grandes fondos soberanos, los inversionistas chinos y otros compradores propulsaron los valores de edificios de oficinas, complejos de apartamentos y hoteles a niveles sin precedentes en muchos grandes mercados de EE.UU. como Nueva York y Los Ángeles. Recientemente, el sector inmobiliario comenzó a enfriarse debido a las preocupa-ciones de que la desaceleración de la economía no es compatible con precios tan altos.

Sin embargo, los fundamentos de la industria hotelera rara vez se han visto mejor. Después de haber llegado a 55% y tocado fondo en 2009, las tasas de ocupación aumentaron de manera continua hasta alcanzar un máximo histórico de 66% el año pasado, según la proveedora de datos STR Inc. Los precios de las habitaciones siguen en aumento y los ingresos están cerca de un máximo histórico.

PricewaterhouseCoopers LLC (PwC) predice que los ingresos por habitación disponible aumentarán 5,5% en 2016. Esto marcaría el séptimo año consecutivo de crecimiento del indicador por encima del 5%.

El éxito ha animado a los desarrolladores a construir después de años de somnolencia. PwC predice que la nueva oferta hotelera en EE.UU. crecerá 1,9% este año, lo que estaría en línea con el promedio a largo plazo de la industria. La oferta crecerá 1,9% en 2017, dijo STR.

"Uno compra [acciones hoteleras] cuando el crecimiento de la oferta se detiene o es muy bajo, y vende cuando se acelera", escribió Steve Kent, analista de Goldman Sachs Group Inc., en un informe negativo publicado en enero.

La creciente presencia de empresas como Airbnb Inc. contribuye al crecimiento de la oferta de formas que la industria aún no ha reconocido plenamente, dijo Goldman. En 2016, Airbnb representará 5,4% de la disponibilidad de habitaciones en EE.UU., según Goldman, que predice que la cifra superará 14% en 2020.

Un período de varios años de aumento de los precios de venta de propiedades hoteleras también parece vulnerable. Una ca-tegoría importante de compradores, los fondos de inversión inmobiliaria (REIT, por sus siglas en inglés) han estado vendiendo propiedades y a menudo utilizando los recursos para apuntalar sus deprimidas cotizaciones bursátiles.

Host Hotels & Resorts Inc., el mayor REIT dedicado a empresas de hospedaje, reveló en noviembre que había completado una recompra de acciones de US$500 millones y que había iniciado un segundo programa de recompras por otros US$500 millones. FelCor Lodging Trust Inc. anunció recientemente que prepara la venta de cinco hoteles y utilizará esos fondos para cancelar deuda y recomprar acciones.

Las firmas de private equity y otras empresas de inversión también afrontan desafíos a la hora de levantar fondos para financiar adquisiciones. La reciente volatilidad de los mercados ha reducido a un mínimo los pactos hoteleros respaldados por hipotecas de inmuebles comerciales, la principal fuente de financiamiento de las grandes transacciones del sector.

Algunos temen que la caída del petróleo obligará a los fondos soberanos de Medio Oriente a moderar su apetito por los hoteles o incluso a vender propiedades para recaudar dinero. Un fondo del gobierno de Dubái acaba de vender su participación minoritaria en W Hotel de Union Square, en Manhattan, indicó una fuente cercana.

Nassetta, no obstante, cree que se trata de un bache pasajero. Hilton registró su mejor año de expansión global en 2015, con más de 100.000 habitaciones ocupadas y la inauguración de hoteles con otras 50.000 habitaciones. El ejecutivo prevé un "impulso similar" en 2016.

La ola de ventas de acciones de hoteles, opinó, parece anticipar una recesión, no una desaceleración. "Lo que ocurre en tiempo real en nuestro negocio no parece justificarla", dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.