Los inversionistas estrella apuestan a las nuevas medicinas contra el cáncer

Gregory Zuckerman
Ron Winslow
(0)
25 de febrero de 2015  

George Soros, Michael Milken y David Bonderman son algunos de los destacados inversionistas que se están beneficiando de apuestas en uno de los sectores más populares del momento: empresas jóvenes que desarrollan medicamentos contra el cáncer utilizando el sistema inmunológico del organismo.

El interés en esta rama emergente, conocida como inmunoterapia, despegó tras el éxito de Yervoy (ipilimumab) y Opdivo (nivolumab), un par de medicamentos para tratar el melanoma desarrollados por Bristol- Myers Squibb Co. Para 2020, los tratamientos podrían generar US$8.500 millones en ingresos anuales, predice Credit Suisse, equivalente a más de la mitad de la facturación de la farmacéutica estadounidense en 2014, que ascendió a US$15.900 millones.

Las esperanzas de que empresas nuevas puedan repetir y extender esos avances explican las recientes ganancias en los precios de las acciones de Juno Therapeutics Inc., Kite Pharma Inc. y bluebird bio Inc. Sus tratamientos, que siguen una línea distinta a la de Brystol-Myers, todavía no han llegado al mercado.

"Claramente es algo nuevo y no será un camino sencillo", dijo Arie Belldegrun, presidente de Kite. "Pero si podemos hacer realidad lo que prometemos, por primera vez no se hablará de remisión, podremos hablar de una cura para el cáncer".

Standard & Poor’s publicó a principios de febrero un informe en el que nombraba cinco agentes de inmunoterapia para tratar el cáncer entre sus 10 medicamentos con mejores perspectivas para 2015, lo que subraya un entusiasmo creciente por la estrategia. Las medicinas ingresaron a la lista por su probabilidad de convertirse en grandes éxitos de ventas, así como por su probable impacto sobre empresas individuales. Ninguna de estas medicinas fue incluida en su lista previa de 2009.

Más empresas están adentrándose en "la biología subyacente y el entendimiento de los sistemas biológicos que deberían transformar el tratamiento de muchas enfermedades extremadamente serias", dijo James E. Flynn, socio gerente de Deerfield Management Co., una firma de inversión con apuestas en este sector.

Entre las empresas que están generando interés, solo Bristol- Myers y Merck & Co. han conseguido que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) apruebe sus fármacos de inmunoterapia. Muchos laboratorios de menor capitalización de mercado deberán esperar un año o más antes de que los estudios ayuden a clarificar los beneficios, riesgos y potencial de mercado de sus tratamientos.

Juno, que está desarrollando terapias para la leucemia y linfomas, realizó una oferta pública inicial de acciones en diciembre a US$24 por título. El martes, sus acciones cerraron en US$45,51. Las acciones de Kite Pharma han multiplicado su valor desde principios de octubre, de US$28 a US$63,82 el martes. Bluebird bio, impulsada más por avances en medicamentos de terapias genética que en inmunoterapia, ha registrado un aumento en el precio de sus acciones de US$39 a principios de diciembre, a US$93,80 el martes.

Los tratamientos de las tres compañías son complejos, probablemente serán caros y causarán serios efectos secundarios en algunos pacientes. Ninguno ha sido aprobado hasta el momento. Aun así, han dado resultados significativos en pruebas iniciales en leucemia y otros cánceres de sangre, y los investigadores avanzan contra reloj para encontrar maneras de extender su uso a otros tipos de cáncer.

De hecho, científicos alrededor del mundo están trabajando en varios tipos de tratamientos de inmunoterapia, así como formas de combinarlos con medicamentos existentes para combatir todos los tipos de cáncer y extender sus beneficios a más pacientes.

Bonderman, fundador de TPG Capital, es el cuarto mayor accionista de Kite y miembro de su junta directiva, con una participación de más de 6% de la empresa derivada de una inversión temprana con dinero personal, según FactSet. Su participación se han catapultado a alrededor de US$145 millones.

Representantes de Bonderman declinaron comentar.

Con un 1,7%, la firma que maneja los activos de George Soros, Soros Fund Management, es el décimo primer mayor accionista de Kite. A mediados del año pasado, la firma compro acciones a US$30 cada una según documentos oficiales. Un vocero declinó hacer comentarios.

Michael Milken también fue un inversionista inicial en la empresa, dijo Belldegrun. Un vocero de Milken, quien no quiso confirmar la inversión, dijo que "las más de cuatro décadas de trabajo filantrópico en investigación médica y salud pública le han dado" al ex rey de los bonos basura "una comprensión profunda del potencial de los avances para salvar vidas".

Deerfield Management posee cerca de 4% de las acciones de bluebird, según los documentos más recientes presentados ante reguladores, mientras que Point72 Asset Management LP, de Steve Cohen, posee casi 2% de las acciones. Un vocero de Point72 no comentó.

El fundador de Amazon.com Inc., Jeff Bezos, y el cofundador de Microsoft Corp., Paul Allen, son inversionistas en Juno, dice Robert Nelsen, cofundador de la firma de capital privado Arch Venture Partners, con sede en Seattle. Arch controla participaciones por unos US$1.000 millones en casi media decena de empresas que trabajan en el desarrollo de inmunoterapia y otros tratamientos contra el cáncer. La firma posee cerca de US$470 millones en acciones de Juno, una empresa que Arch cofundó, así como US$78 millones en bluebird.

"He estado creando empresas de biotecnología durante 28 años y esta es la primera vez que los doctores, que han visto todo y están hastiados, están asombrados", dijo Nelsen, un director gerente de Arch, que gestiona más de US$2.000 millones.

Un vocero de Allen confirmó su inversión en Juno. Un vocero de Amazon.com declinó comentar.

Los fondos de pensiones y fondos de private equity están entre los que están elevando las inversiones en inmunoterapia. Alaska Permanent Fund Corp. fue uno de los inversionistas iniciales en Juno y controla una participación de casi 30% en la empresa, con un valor de unos US$1.100 millones.

Bristol y otros que trabajan en medicinas de inmunoterapia, incluyendo a Merck (MSD fuera de EE.UU. y Canadá), Roche Holding AG, AstraZeneca PLC y Novartis AG, son tan grandes que su impacto financiero en esta rama podría ser diluido por otros negocios. Es por eso que los inversionistas están apostando a las empresas más pequeñas.

No todo es alentador. Dendreon Corp., cuya vacuna para el cáncer de próstata Provenge fue la primera inmunoterapia en recibir aprobación de los reguladores estadounidenses en 2010, se hundió en medio de su eficacia limitada, traspiés de marketing y medicinas rivales más efectivas.

El fuerte interés en la inmunoterapia, una idea que data del siglo XIX, surgió de un descubrimiento clave del investigador James Allison a mediados de la década de los 90. Allison, ahora jefe de inmunología en el Centro para el Cáncer Anderson en Houston, descubrió una manera de frenar de forma natural el sistema inmunológico. El trabajo de Allison allanó el camino para el desarrollo del medicamento Yervoy de Bristol-Myers, aprobado en 2011 y la primera droga en mejorar la supervivencia de pacientes con melanoma avanzado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.