Opinión. Los síntomas que se reflejaron en el 8-N