“Me frustra no tomar vacaciones”

Un cambio laboral llevó a negociar un mes de descanso, pero finalmente la empresa no cumplió
Bernardo Hidalgo
(0)
22 de febrero de 2015  

Un talento en pleno despliegue de su potencial, con ocho años de experiencia en posiciones gerenciales de nivel regional en una compañía de primera línea, Juan Carlos fue contactado por una muy reconocida headhunter local. Le proponía cubrir un rol clave en una empresa de excelente trayectoria y proyección internacional que estaba ampliando su más importante unidad de negocio. Bastaron unos breves intercambios para confirmar que ambos estaban dispuestos a bailar la Danza de la Negociación.

Una negociación de esta clase gira siempre en torno a la compensación total, es decir, a todo aquello que se recibirá como remuneración al talento puesto al servicio del contratante: salario básico, sumas variables y adicionales, y beneficios (horarios flexibles, automóvil, cobertura médica, equipamiento, proyección de carrera y demás).

En el caso de Juan Carlos, las vacaciones se convirtieron en una de las principales "figuritas" en juego. Como es sabido, excepto para los trabajadores estatales, la ley de contrato de trabajo no acumula los períodos trabajados en otras empresas. Esto es un problema para aquellos candidatos con "varias horas de vuelo" que al cambiar de compañía pueden perder sus vacaciones salvo que las negocien al momento de ingreso. Y esto era lo que Juan Carlos estaba pensando para no volver el marcador a cero después de ocho años como gerente. La calidad de su talento le daba un buen margen de maniobra. Negociaron un mes al año. "Perfecto", pensó Juan Carlos, mientras tildaba el ítem "Vacaciones" en su check-list mental.

Cerradas las tratativas, ingresó a la nueva empresa. Hoy, después de varios años, acumuló la grosera suma de 112 días de vacaciones. Este beneficio, lejos de motivarlo, le provoca una cierta frustración. Deben negociarse siempre beneficios viables, pertinentes y oportunos. De lo contrario, no serán más que fantásticos cupones de descuento que caducaron mucho antes de ser recibidos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.