Negocios ATR. La moda de Zumba revoluciona los programas de entrenamiento

Siguiendo el modelo de las populares clases que combinan baile y gimnasia, cada vez hay más argentinos que desarrollan sus propios sistemas de franquicias de training
María Julieta Rumi
(0)
24 de agosto de 2019  

Zumba nació a mediados de la década del 80 y combina rutinas aeróbicas con ritmos latinoamericanos como la salsa, el merengue, la cumbia y el reggaetón. Y es muy popular en el mundo. Según la empresa, 15 millones de personas asisten a clases de Zumba en 186 países y hay más de 100.000 instructores. Entre ellos, Lucas Barainca, de 32 años, uno de los cuatro representantes de Zumba en la Argentina, a cargo de los entrenamientos oficiales.

"La marca cambia el estilo de vida de las personas. Es una forma de incluir a gente que nunca había hecho ejercicio a través de la diversión del baile", afirmó Barainca en diálogo con la nacion. Pero más allá de la revolución que supuso en el mundo del fitness, también modificó la forma de hacer negocios de acuerdo con el director de Mercado Fitness, Guillermo Vélez.

"Inicialmente cuando se empezaron a envasar los programas de entrenamiento grupal estaba el modelo Les Mills, una empresa neozelandesa que tiene un licenciatario en la Argentina que se llama Body Systems, que le cobraba licencias a los gimnasios por usar cada uno de los programas como Body Combat. Y lo que pasó con el tiempo es que el diferencial pasó a comoditizarse y los gimnasios empezaron a evitar el costo fijo, al tiempo que aparecieron otras propuestas de la industria. Zumba fue la bisagra. Independientemente de que fue bien acogido por la industria, desde el punto de vista comercial no había que pagar licencia para usar la marca sino que es el mismo entrenador el que paga por su capacitación".

La certificación que se hace en un día sale US$200 y habilita a usar oficialmente la marca. Sin embargo, alientan que la gente se siga preparando. Y, en este sentido, se puede pagar una membresía mensual de US$36 por la que se accede online a nuevas canciones, coreografías y videos para dar clases.

En el caso de la cadena de boxes de crossfit Tuluka, la capacitación de los profesores no fue pensada como el negocio sino que en 2013, cuando quisieron empezar a abrir franquicias, vieron la necesidad de contar con profesores capacitados, según contó uno de sus fundadores Martín Casas, de 43 años.

"Para dar una franquicia le tenés que dar un respaldo a la marca porque cuesta crearla, pero te la pueden tirar abajo enseguida, sobre todo con el tipo de actividad que hacemos. De acuerdo con eso hace 6 años armamos una escuela de capacitación, la EAC, Escuela Argentina de Coaches, para nutrirnos de nuestros propios profesores que se capacitan durante un año y no en un solo fin de semana. Armamos un equipo de trabajo con docentes de distintas universidades y se dictan diez materias entre las prácticas y las teóricas como nutrición o anatomía", explicó Casas.

La EAC tiene dos sedes: Palermo y Caballito, y tomó vuelo propio con 600 egresados y cinco cursadas de 40 alumnos funcionando y también una versión online. Para entrar hay que pagar una matrícula de $4000 más nueve cuotas de igual valor.

Tuluka hoy tiene 40 sucursales en todo el país: 10 propias, 15 franquicias y 15 dentro de la cadena SportClub. Para acceder a una franquicia cobran un canon inicial de US$18.500 y un porcentaje mensual del 7% de la facturación por abonos mensuales a partir del cuarto mes.

Nuevos jugadores

Adrián Schiavello, de 38 años, es un profesor de educación física e instructor que, en 2010, pensó en un programa de entrenamiento funcional en el que se trabajaran patrones de movimientos que fueran fáciles para que cualquier persona los pudiera hacer. Así nació Active Functional Training.

La capacitación dura dos días y cuesta entre $4000 y $5000 en la Argentina y fuera del país US$200 con una duración de tres días. Ya tienen 6000 alumnos certificados y 110 profesores que trabajan con la marca. Y en 2013 vieron la oportunidad de abrir franquicias por la demanda de las personas que querían más cursos. Hoy tienen diez locales. "Fuimos mejorando el modelo de certificación y hoy hacemos una cada seis meses en cinco o seis ciudades de la Argentina y también las hemos brindado en Uruguay, Bolivia, Perú, Colombia, El Salvador, Ecuador y hasta las hemos dictado en Brasil", aseguró.

Y un visionario en la materia fue Santiago Kropp, de 44 años, que en el 2001 conoció en los Estados Unidos el sistema Curves de 30 minutos y volvió a Neuquén ya recibido de profesor de educación física con la idea de generar su franquicia Kropp-3D-Training. Pero por el alto costo de las máquinas empezó a dar capacitaciones de entrenamiento funcional a profesores para que después ellos dieran la clase y pusieran la franquicia.

"Capacitamos a más de 3000 entrenadores en diez países, entre ellos Estados Unidos y España y hoy tenemos centros en Buenos Aires, Mendoza y Neuquén. En todos los locales los entrenamientos duran 24 minutos. Hemos encontrado el secreto, la fórmula para que la gente se entrene más veces por semana y se produzcan resultados", afirmó.

Y el siguiente paso es avanzar en un modelo "anywhere" para que las personas no necesiten ir a los gimnasios.

"Estamos viendo distintas opciones: que puedan pagar por clase o que haya una suscripción para los 24 minutos de entrenamiento, un sistema de ocho series de tres minutos. Actualmente la certificación presencial u online cuesta $4500 y el valor de la cuota promedio es de $1600", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.