China recurre a los robots para mantener su ventaja