Para suceder a Warren Buffett, Jain o Abel

Anupreeta Das
(0)
3 de marzo de 2015  

Warren Buffett una vez les escribió a los accionistas de Berkshire Hathaway Inc. que si él, su socio Charles Munger y su subalterno Ajit Jain estaban alguna vez en un barco a punto de naufragar y sólo podían salvar a uno de los tres, debían "nadar hacia Ajit".

El fin de semana, Munger solidificó la importancia de Jain para el futuro de Berkshire cuando dio a entender que el ejecutivo de 63 años, director del negocio de reaseguros del conglomerado, es parte de lo que parece ser una carrera entre dos contendientes para quedarse con el cargo de presidente ejecutivo una vez que Buffett, de 84 años, ya no esté.

Munger, vicepresidente de la junta directiva de Berkshire, también sugirió que Greg Abel, quien dirige el negocio de energía del grupo, sería otro sucesor digno. Buffett y Munger escribieron cartas separadas a los accionistas para marcar los 50 años que llevan al frente de Berkshire Hathaway.

"Ajit Jain y Greg Abel tienen un desempeño comprobado y probablemente decir que son de ‘clase mundial’ no les haría justicia", escribió Munger, quien agregó que de cierta forma, "cada uno es un mejor ejecutivo de negocios que Buffett". Jain y Abel no estuvieron disponibles para realizar comentarios.

Ambos parecen encajar en la descripción que Buffett ha dado para el presidente ejecutivo adecuado de Berkshire: un "individuo racional, tranquilo y decisivo que tiene una comprensión amplia de los negocios y un buen entendimiento sobre el comportamiento humano. Es importante que también conozca sus límites".

Jain, quien lleva casi 30 años en Berkshire, es considerado desde hace tiempo un finalista en la carrera por el puesto más alto de la compañía. Buffett lo contrató en 1986 para desarrollar un negocio de reaseguros aunque, como le gusta decir a Jain, sabía poco de seguros o reaseguros. En poco tiempo, Buffett comenzó a elogiar a Jain en sus cartas anuales, conforme los riesgos que tomaba comenzaron a dar resultados.

El año pasado, Berkshire Hathaway Reinsurance Group, encabezado por Jain, aportó US$42.500 millones al "flotante" total de seguros de Berkshire, que ascendió a US$84.000 millones. Estos flotantes —primas que los clientes pagan por adelantado a Berkshire para más tarde hacerlas efectivas a modo de seguro y que mientras tanto la empresa invierte como estime conveniente— han sido un pilar del modelo de negocios de Berkshire, al ayudarle a financiar su expansión hacia distintos sectores e inversiones.

Jain nació en India y fue educado en ese país, así como en la Escuela de Negocios de Harvard. Aunque por unos años vivió en Omaha, Nebraska, la sede de Berkshire, Jain trabaja desde Stamford, Connecticut. El ejecutivo es conocido por asumir grandes riesgos poco ortodoxos, como otorgar una póliza en 1999 que protegía al equipo de béisbol Texas Rangers de la posibilidad de que su jugador estrella Alex Rodríguez quedará permanentemente discapacitado.

"Sobresale a la hora de evaluar y fijar precios a riesgos inusuales y también crea negocios nuevos y altamente rentables", dijo Laura Rittenhouse, consultora especializada en la relación entre presidentes ejecutivos e inversionistas. "Estos talentos son esenciales para tener éxito en los seguros, el motor de negocios que impulsa la máquina de efectivo de Berkshire".

El acceso y proximidad que tiene Jain a Buffett, así como su larga carrera en Berkshire, también le han dado gran familiaridad con la cultura del conglomerado, que se distingue por tener una operación descentralizada y poca burocracia.

Durante un panel en febrero, Jain sostuvo que la ausencia de papeleo en Berkshire y sus unidades operativas la convierten en una empresa única. El evento fue organizado para hablar sobre el futuro de Berkshire sin Buffett, tema de un libro reciente de Larry Cunningham, profesor de la Universidad George Washington.

"Ajit, al igual que el resto de los presidentes ejecutivos de Berkshire, reconoce que delegar y descentralizar son clave" para el futuro del conglomerado, dijo Cunningham.

Cuando le preguntaron en el panel por las virtudes que debería tener el futuro presidente ejecutivo de Berkshire Hathaway, Jain respondió que la persona no debía ser un "microgerente" que busca inmiscuirse en cada detalle.

Si Jain es el veterano de Berkshire, Abel es el negociador astuto. Sus antecedentes también son distintos. "Ajit es financiero, Greg es industrial", dijo Cunningham.

Abel, de 52 años y titular de Berkshire Hathaway Energy, se sumó al conglomerado en 2000 con la compra por US$2.000 mi-llones que hizo Berkshire de una empresa de servicios públicos de Iowa. Desde entonces, Berkshire ha gastado más de US$15.000 millones en compras, transformando la unidad de energía en uno de los mayores proveedores de electricidad de Estados Unidos. La filial ha gastado un monto similar en proyectos de energía renovable.

Abel ha adquirido experiencia al distribuir capital a lo largo de toda la industria energética, una destreza importante para el próximo presidente ejecutivo de Berkshire, quien deberá decidir, como Buffett, si y cuándo comprar empresas y acciones o dedicar dinero a gastos de capital. En el proceso, también ha trabajado de cerca con Buffett.

"Warren siempre fija un estándar bastante alto cuando analizamos la compra de un activo", dijo Abel en una entrevista el año pasado.

El ejecutivo tomó las riendas de la unidad de energía en 2008. Como Jain, prefiere mantener un perfil discreto, aunque la gente que lo conoce afirma que es un líder carismático con la capacidad de ganarse a varios grupos en la industria energética, desde reguladores hasta clientes.

El año pasado, Abel lanzó el cambio de nombre de la compañía con la meta de llevar la marca Berkshire Hathaway al sector energético. "Nuestros principios operativos son los mismos (que los de la casa matriz) y realmente invertimos para siempre, y eso les da a quienes tienen activos en juego y a los reguladores la capacidad de hacernos responsables", dijo en una entrevista en 2014.

Buffett incluye el negocio energético en sus "Cinco Poderosos", que en conjunto representaron una importante porción de los casi US$20.000 millones que registró Berkshire en ganancias en 2014.

"Los factores críticos para elegir a uno o otro son: ¿cuál es el más dedicado a Berkshire Hathaway y quién posee la combi-nación ideal de ‘peculiaridades constructivas’ que pueden juzgar de forma única Buffett y la junta directiva?, dijo Rittenhouse. "Además, ¿quién es más necesario en su cargo actual para que Berkshire siga creciendo?".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.