Polémica en la FIFA pone nerviosos a los patrocinadores del Mundial