Por un fallo de la OMC, el Gobierno eliminará trabas al comercio exterior

Aceptó una readecuación de las DJAI a las normas internacionales que las dejará sin efecto el 31 de diciembre; preparan una batería de protecciones
Francisco Jueguen
(0)
14 de julio de 2015  

La política oficial de restricciones al comercio exterior recibió en estos días un golpe mortal. Gracias a un fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC), el centro neurálgico de las trabas a las importaciones sobrevivirá -por lo menos en su esencia actual- casi el mismo período que la gestión de Cristina Kirchner en el poder.

El Gobierno aceptó a comienzos de este mes en un acuerdo negociado con sus denunciantes ante la OMC (Estados Unidos, Japón y la Unión Europea) adecuar a la normativa internacional las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) y eliminar otras restricciones relacionadas al comercio exterior (las no escritas) el 31 de diciembre de este año.

Fuentes oficiales dijeron a LA NACION que el fallo no exige una eliminación de las polémicas DJAI, aunque admitieron que adecuarlas a los principios del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio firmado en 1994) dejará al mecanismo como una mera formalidad y sin el alcance actual.

De esta manera se abrirá un nuevo frente para el futuro gobierno, sea oficialista u opositor, dado que la estrategia de atraso cambiario impulsada por el Gobierno beneficiará al sector importador por sobre la sustitución local en tiempos de faltas de dólares en el país.

Por eso, como informó este medio una semana atrás, el Gobierno comenzó a pedirle a los sectores sensibles (calzado, textiles y juguetes, entre otros) que busquen reglamentos técnicos recíprocos (fitosanitarios, certificaciones de calidad, de seguridad eléctrica, entre otros) que sirvan de barrera de protección. Además, para tranquilizar a esos sectores, les advirtió que la actual normativa "seguirá igual" hasta fin de año. Sin embargo deberán demostrarse a los denunciantes avances graduales de adecuación de las declaraciones juradas, dijeron.

"Las DJAI son un paraguas distinto porque habilitan protección sobre todas las posiciones arancelarias. Somos partidarios de dejarlas y que se encuadren en la normativa", afirmaron desde el Gobierno.

Lo cierto es que desde la implementación de las trabas al comercio exterior, las importaciones argentinas -y la economía en general- se desplomaron (ver recuadro). Recién en los meses previos a las elecciones, los cuestionados datos oficiales vuelven a mostrar un leve repunte de la economía local.

Los importadores, en tanto, descreen que el sciolismo cumpla, por lo menos en los primeros meses de gestión, el fallo de la OMC. Sí pronosticaron la vuelta de las licencias no automáticas (cuestionadas por la OMC por su abuso) y las medidas antidumping. "La OMC fijó el 31 de diciembre para la adecuación. Por supuesto estamos viendo con mucho interés a los partidos políticos y cómo resolverán este tema imprescindible", afirmó Diego Pérez Santiesteban, presidente de la Cámara de Importadores (CIRA). "Esperemos que los nuevos instrumentos técnicos que prepara el Gobierno respeten el espíritu, la forma y la letra de las normas de la OMC", agregó.

El acuerdo entre la Argentina y sus denunciantes consta en una carta firmada a comienzos de mes por el representante argentino ante la OMC, Jorge D'Alotto, y su par de la Unión Europea, el griego Angelos Pangratis, que ayer se hizo pública. En la misma se explica que no sólo se acordó "un plazo prudencial" para que el país adecue sus normas, sino la eliminación del mecanismo instaurado por el ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno, que obligaba a las empresas que querían importar a exportar por cifras iguales.

La denuncia de Estados Unidos, Japón y la Unión Europea tuvo un primer fallo en septiembre de 2012 y fue ratificado en enero de este año. El dictamen afirma que las DJAI son incompatibles con la obligación sustantiva establecida por el párrafo 1 del artículo XI del GATT de 1994, y que ese procedimiento no es "automático", en el sentido de que las autoridades pueden decidir retener la autorización para importar aunque se hayan cumplido todas las prescripciones formales, por lo que en la práctica actúa como una "restricción cuantitativa".

Las DJAI nacieron en enero de 2012 a través de la resolución 3252 de la AFIP. "Llama la atención el ocultamiento oficial de la notificación a la OMC", dijo el directivo del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI, Miguel Ponce. El experto adelantó que se podría volver a las licencias no automáticas u otras barreras "paraarancelarias" permitidas por la OMC.

"Estamos preocupados. Así no podemos competir", admitió Matías Furio, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete. "Necesitamos al Estado", dijo.

Restricciones que empezaron con Moreno

Licencias no automáticas

Antes de las designación de Moreno en Comercio Interior el país tenía 400 posiciones arancelarias

Crecen las posiciones

Con la llegada del secretario, las posiciones crecieron a 600 y fueron denunciadas por la OMC

Restricciones no escritas

Moreno impuso normas que obligaban a firmas a importar por el mismo valor de lo que se exportaba

Declaraciones juradas

Las DJAI nacieron en enero de 2012 con una resolución de la AFIP

Fin de las restricciones

Por el fallo de la OMC, a fin de año se eliminarán las DJAI y otras restricciones

Números en picada

El arranque de los controles a las importaciones puede situarse, afirma un informe de la consultora DNI, en 2011. Desde esa fecha hasta la actualidad se registró una caída de las compras al exterior de 15,22% si se toman los primeros cinco meses acumulados.

En ese período de 2011, el país importó por US$ 27.332 millones, según especificó la consultora que dirige el ex presidente de la Fundación ExportAr Marcelo Elizondo. En esos primeros cinco meses, las compras al exterior llegan a 23.171 millones de dólares. "La Argentina implementa desde 2011 controles a las importaciones en el marco de la denominada política de administración del comercio. Esos controles hicieron descender las importaciones generales constantemente desde ese año, que fue el de mayores importaciones en la historia", explicó el especialista.

"Esa caída de importaciones tuvo directa relación con un detenimiento, un debilitamiento y una caída en la actividad industrial", argumentó. Según datos oficiales, la producción manufacturas lleva 22 meses de caída.

En 2014, la Argentina importó US$ 65.324 millones, mientras que tres años antes había sumado 73.922 millones de dólares.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.