Refacciones en la casa: bajó el costo en dólares, pero las ventajas se reducen día a día

Los que tenían dólares y querían modificar el baño o el living fueron beneficiados por la devaluación. Sin embargo, la inflación achica día a día esas ventajas.
Los que tenían dólares y querían modificar el baño o el living fueron beneficiados por la devaluación. Sin embargo, la inflación achica día a día esas ventajas. Crédito: Santiago Ciuffo
Guido Ratti
(0)
25 de enero de 2019  • 10:16

La fuerte devaluación de abril del año pasado abrió una oportunidad para las familias con ahorros en dólares y con necesidades de ampliar o refaccionar sus viviendas. A la hora de remodelar la cocina o el baño de un departamento, los meses posteriores al salto del tipo de cambio fueron momentos favorables, pero los especialistas destacan que lentamente se recuperan los niveles de precios de años anteriores.

El costo de la construcción en dólares terminó 2018 con una baja de 28% y quedó en el valor más bajo desde 2012. Sin embargo, los costos en pesos se incrementaron por efecto de la inflación y cerraron el año pasado con un aumento del 55,9%, según informó la Cámara Argentina de la Construcción, por arriba de la inflación, de 47,6%.

De esta manera, el valor total para la refacción a fondo de un baño y una cocina se mantuvo relativamente estable en el último semestre. A principios de 2018 se necesitaban más de US$17.000 para poder hacerlo. Pero actualmente ambas remodelaciones implican una inversión en dólares de alrededor de US$ 11.600, es decir, un 31,77% menos.

En cuanto a los costos en pesos, los incrementos del último trimestre fueron de un 6,54% y un 7,77% para cocina y baño, respectivamente, según un informe de Reporte Inmobiliario.

Los que tenían dólares y querían modificar el baño o el living fueron beneficiados por la devaluación. Sin embargo, la inflación achica día a día esas ventajas.
Los que tenían dólares y querían modificar el baño o el living fueron beneficiados por la devaluación. Sin embargo, la inflación achica día a día esas ventajas. Crédito: Santiago Ciuffo

Ante la probabilidad de que parte del ahorro en dólares de las familias se destine a refacciones postergadas, la ventaja coyuntural de hacerlo es relativamente mayor con relación al que debía afrontarse entre julio del 2016 hasta mediados del año 2018.

"Para quien tiene dólares y piensa en remodelar y construir es un buen momento, comparado con los niveles récord a los que se había llegado antes de la devaluación", explica el arquitecto Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario. "La remodelación de baño y cocina puede llevarte un mes o un mes y medio de plazo como mucho, por lo que existe ahora una ventana de oportunidad para quien todavía no lo haya hecho, pero que no va a durar mucho porque los precios en pesos continúan subiendo", detalla.

El salto del tipo de cambio de abril pasado había mejorado las perspectivas de quienes tenían ahorros en dólares y necesitaban hacer refacciones en sus hogares. "Era un buen momento para hacerlo inmediatamente luego de la devaluación y sigue siendo una buena oportunidad ahora, pero es probable que el efecto beneficioso se pierda y se diluya rápidamente", cierra Gómez Picasso.

Claves a la hora de remodelar

Una vez tomada la decisión de realizar una reforma se deben tener en cuenta algunos aspectos para no fracasar en el intento. "Lo más importante a tener en cuenta son los tiempos, porque la cocina y el baño son los dos lugares más críticos de la casa y tenes mucha gente de varios rubros trabajando en el mismo lugar. Hay que calcular entre 3 y 4 semanas de tareas. El mayor desafío es que todos cumplan tu agenda de trabajo", explica el diseñador de interiores César Stivaletta.

Y agrega: "En dos semanas se hace un baño si te cumplen con las fechas, pero hay que tener en cuenta que si vivís en la casa y tenes un solo baño tendrías que mudarte. Con respecto a la cocina podes resolverlo comprando comida afuera, pero sería ideal que no esté el cliente porque es una situación compleja".

Lo más importante a tener en cuenta son los tiempos, porque la cocina y el baño son los dos lugares más críticos de la casa y tenes mucha gente de varios rubros trabajando en el mismo lugar
César Stivaletta, diseñador de interiores

Otro de los puntos centrales es tener claro el presupuesto del que se dispone a la hora de comenzar los trabajos. "Hay que fijar un presupuesto y tener en cuenta que puede haber contratiempos. Si el presupuesto es muy acotado, es preferible no iniciar la obra porque podes tener contratiempos y los costos se pueden disparar", sostiene.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.