Qué hace la gente exitosa para ser exitosa

Dolores Fernández Lobbe es la flamante número uno de Walmart; hizo de su oficina una sala de reuniones y todos los meses cambia de lugar para sentarse
Dolores Fernández Lobbe es la flamante número uno de Walmart; hizo de su oficina una sala de reuniones y todos los meses cambia de lugar para sentarse
Alfredo Sainz
(0)
17 de agosto de 2019  

En un mundo que marcha hacia la igualdad de géneros, el sector supermercadista es una de las industrias más difíciles para las mujeres. Tradicionalmente, el rubro estuvo copado por ejecutivos varones -que en muchos casos además son los dueños de las empresas y las mujeres encuentran que el tan famoso techo de cristal en el canal supermercadista está mucho más bajo que en otros ámbitos.

Sin embargo, el panorama también está empezando a cambiar en el mundo de las góndolas. Hace un par de semanas, el encuentro mensual de la plana mayor de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), la entidad que reúne a las principales cadenas de la Argentina, por primera vez contó con una presencia femenina. Se trata de Dolores Fernández Lobbe, que en los primeros días de julio se convirtió en la gerenta general de Walmart Argentina y la primera mujer en estar al frente de su supermercado de los grandes en el país.

Fernández Lobbe ingresó a Walmart en 2010 como directora de Mercadería General, es decir, la responsable de definir la estrategia de comercialización y compra de todos los artículos no alimenticios. En 2011, sumó a sus responsabilidades el área de desarrollo del negocio internacional y hace tres años fue promovida al estratégico cargo de directora comercial de la cadena de supermercados. Antes de unirse a Walmart, ya había tenido un paso por el negocio del retail en Falabella, donde se desempeñó como gerenta comercial del departamento de damas, y en McKinsey, como consultora. Es licenciada en Administración de Empresas de la UCA y cuenta con un MBA en la Escuela de Negocios de Harvard.

Rutina de la mañana

"Me despierto cerca de las 6 y media de la mañana, dejó a mis hijos en el colegio y llego a la oficina a las 9. Lo primero que hago cuando me levanto es revisar el celular, bañarme y levantar a mis hijos, en este último caso con un éxito desigual dependiendo del día".

Herramientas de productividad

"Hace meses ya que hice de mi oficina una sala más de reuniones y todos los meses me siento en un lugar distinto. Es algo que me mantiene conectada no solo con los diferentes equipos, sino que me permite tener una idea más acabada de las distintas conversaciones, discusiones y preocupaciones que hay a lo largo de la organización. En términos generales, soy muy práctica, trato de no perderme en grandes discusiones y mantener reuniones cortas, productivas, con poca gente. En un punto, no hay nada en las urgencias del hoy que no se pueda resolver de esta forma".

Estrategia con las redes

"Priorizo la lectura selectiva de mails, en función de los temas o de quién me lo envíe. Sin embargo, WhatsApp me sirve para identificar las urgencias y jerarquizar los temas. No imprimo ni archivo casi nada y me manejo 100% con la computadora y el teléfono".

El mejor hábito y el peor

"El mejor es aprovechar nuestros 'viernes flex' que tiene la empresa y poder salir temprano a buscar a mis hijos en el colegio. Por otro lado, mis fines de semana son 100% dedicados a la familia y los amigos. Y el peor hábito es comer en el escritorio. De hecho, varios días por semana me pongo como meta salir de la oficina para almorzar con alguien".

Manejo del ocio

"Trato de comer todos los días con mi familia, cerca de las 20. En el tiempo libre me gusta salir a correr, con familia o amigos, o jugar al hockey con mis excompañeras del club. Por suerte hay prácticas, encuentros y amistades que se resisten al paso del tiempo. ¡También amo los rompecabezas!".

Minibio

  • Hito: A los 46 años, es la primera mujer al frente de un supermercado
  • Experiencia: Antes de Walmart, trabajó en Falabella y McKinsey

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.