Repsol hizo una oferta hostil por el 85% de YPF

Monto: la petrolera española ofreció 13.439 millones de dólares con el objeto de quedarse con el control de la ex compañía estatal argentina.
Monto: la petrolera española ofreció 13.439 millones de dólares con el objeto de quedarse con el control de la ex compañía estatal argentina.
(0)
30 de abril de 1999  

Repsol cumplió con los pronósticos y sorprendió con sus tiempos. Cuando todos descontaban que la compañía española se tomaría por lo menos dos meses para intentar quedarse con el control de YPF, ayer lanzó una oferta hostil por el 85,01% de la petrolera argentina, por un total de US$ 13.439 millones.

El precio de la oferta es de 44,78 dólares por acción y, según el comunicado que la petrolera envió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Madrid, su objetivo es "crear una compañía energética líder mundial". Se trata de la operación internacional más importante de la historia de la compañía con sede en Madrid.

En enero último, Repsol le compró al Estado un 14,99% de sus acciones. Se vio obligada a limitarse a esa cifra porque, según los rígidos estatutos de YPF, cualquier accionista individual que quiera superarla tiene que hacer una oferta por toda la compañía, y pagar en efectivo.

Como primer paso, Alfonso Cortina, se animó a poner sobre la mesa 2010 millones de dólares, que fue lo que le costaron las acciones de YPF, a un precio de US$ 38 por acción. Con el Gobierno de su lado (el Estado todavía conserva un 5,4% de títulos), pensó que más tarde llegaría a un acuerdo con el management de la petrolera para cambiar el estatuto y no verse obligado a realizar una oferta a todos los accionistas. Pero Roberto Monti, el CEO de YPF, resultó ser un adversario difícil.

El ejecutivo propuso, durante la segunda reunión de directorio de la que participó Cortina, que las dos compañías firmaran una cláusula stand-still, que obligaba a los españoles a no ampliar su participación en la empresa argentina por dos o tres años.

Repsol se negó y, mientras declaraba públicamente que en adelante se trabajaría en la búsqueda de proyectos en común con los argentinos, comenzó a armar la estructura financiera que le permitiera jugarse a todo o nada por YPF.

Con los crecientes precios del crudo, que hicieron subir la cotización de la petrolera local, el ambiente no era el mejor. Según los estatutos de YPF, la operación significaba un mímino de US$ 13.200 millones. El cálculo resulta de aplicar una fórmula en la que se combinan el precio más alto de la cotización de la acción en los últimos treinta días (ayer cerró a 35,70 dólares) multiplicado por la relación entre lo que pagó cuando adquirió el 14,99% (a US$ 38) y el precio de la acción al momento de realizar esa compra (US$ 30). ¿El resultado? US$ 44 por acción.

En pocas semanas, en Wall Street y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires se definirá el futuro de la empresa más grande de la Argentina. Aunque no todos los accionistas están obligados a aceptar la millonaria oferta, se descarta que la mayoría dará el sí y que Repsol se quedará con el control de YPF.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.