Casos. Sí, fue magia: el caso de los dos argentinos que hechizaron a Coca-Cola