Talento. Una empresa enseña a programar en tiempo récord e inserta a argentinos en el sector más redituable

Le Wagon ya capacitó a 6000 alumnos alrededor del mundo de los cuales 150 son argentinos
Le Wagon ya capacitó a 6000 alumnos alrededor del mundo de los cuales 150 son argentinos
(0)
23 de abril de 2020  • 16:25

Le Wagon es una startup francesa con presencia en más de 35 ciudades que llegó al país hace unos meses y ya les enseñó a programar a 150 argentinos que se convirtieron en desarrolladores, comenzaron su propia start up o adquirieron nuevas herramientas para comunicarse en su entorno laboral. Pero la idea es seguir capacitando a nuevos alumnos y crear un ecosistema tech en el país donde la demanda de fuerza de trabajo es mucho mayor que la oferta. De acuerdo con cálculos de la Cámara de la Industria Argentina del Software (Cessi), cada año hay en el país hay una demanda insatisfecha de 10.000 programadores.

En diálogo con LA NACION , Sebastian Buffo Sempe, cofundador de Le Wagon Argentina, dijo que para tomar los cursos que brindan no hace falta tener un título de grado ni estar especializado en la materia. Solo hay que hacer una entrevista presencial u online y un ejercicio de programación guiado con el que evalúan más que nada el compromiso de las personas. Sus cursos, dice, son intensivos. Los denominan bootcamps , término que en inglés significa clase de entrenamiento militar.

Actualmente, trabajan con dos alternativas: un curso de desarrollo web y otro de data science , ambos en dos modalidades. Se puede hacer de forma intensiva, con una duración de 9 semanas, o a tiempo parcial, con una extensión de 24 semanas (un semestre).

" Tenemos alumnos músicos, periodistas y obviamente también hay mucho interés de parte de egresados de carreras de ingeniería que por ahí tienen muchos conocimientos teóricos, pero no la práctica o el conocimiento necesario para desarrollar un producto. Y las edades varían de los 18 a 60 años aunque la mayoría tiene entre 25 y 35 años ", detalló Buffo Sempe y consultado por los objetivos que buscan estas personas dijo que algunos quieren aprender a comunicarse con otros programadores para entender qué cosas se pueden hacer, otros buscan ser desarrolladores y un último grupo quiere ser freelancer o crear su startup.

Los cursos son brindados por 600 profesores que viajan alrededor del mundo dando clases y cuestan US$5000 aunque hay descuentos, tanto para aquellos que se anotan con anticipación como para mujeres, para incentivar su inserción en el mundo de la programación.

"En la Argentina hay más demanda de programadores que oferta . Nos llaman de compañías para que les recomendemos alumnos y llega un momento en que no tenemos más perfiles para ofrecer. Tuvimos un alumno de 32 años que es ingeniero civil y quería darle un giro a su carrera y ahora está trabajando para Silicon Valley. Y en lo que es la Argentina tenemos alumnos trabajando en plataformas de comercio electrónico, en plataformas de pago o empresas como EY", contó.

En tanto, consultado sobre las particularidades del mercado dijo que en el país hay una alta demanda de perfiles senior y mucho junior, si bien también hay gente senior muy buena que se queda y trabaja localmente para clientes del exterior. Una de las ventajas en este sentido es que el país tiene casi el mismo uso horario que los Estados Unidos, que demanda mucho talento.

Le Wagon levantó recientemente unos US$19 millones en una ronda de inversión, y a partir de allí se podría estimar su valuación por encima de los US$100 millones. Cada año, factura US$10 millones a nivel global, entre sus cursos particulares y las clases que realizan en empresas y unversidades.

Entre las startups que salieron del cuerpo de alumnos (6000 a nivel global) figuran Mindsay, que levantó 10 millones de euros; Skello, que recibió 6 millones; y Plato, que obtuvo otros tres millones de euros. Y entre las empresas a las que han capacitado están L`Oreal, BNP Paribas, ClubMed, Decathlon y Warner Bros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.