Temores sobre la Fed y China derrumban los mercados globales