Tras la rebaja crediticia de Petrobras, hay inquietud sobre la deuda de Brasil

Pablo Trevisani
Will Connors
(0)
26 de febrero de 2015  

SÃO PAULO—La decisión de una de las principales firmas de calificación de crédito del mundo de rebajar a estatus de basura la deuda de Petróleo Brasileiro S.A. ha despertado el temor de que la deuda soberana de Brasil pueda ser el siguiente blanco.

Moody’s Investors Service redujo el martes en la noche en dos niveles la deuda de Petrobras a Ba2, es decir dos escalones debajo del grado de inversión, debido a la "continua preocupación" generada por el escándalo de corrupción que involucra a la petrolera de control estatal y su capacidad para pagar sus obligaciones en torno a los US$135.000 millones.

Fue la tercera rebaja emitida por Moody’s sobre la petrolera desde octubre. Sin embargo, la magnitud y el momento escogido para el anuncio más reciente sorprendieron a algunos analistas y obligaron a los líderes del país a ponerse a la defensiva. Petrobras, la mayor empresa brasileña, juega un papel desproporcionado en la economía del país, que podría caer en recesión.

El nuevo estatus basura de la deuda de Petrobras asesta un "golpe inequívoco" para el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, escribieron en un informe el miércoles analistas de Eurasia Group. "Hay una preocupación creciente sobre el efecto colateral negativo en la gestión macroeconómica y potencialmente en la calificación soberana de Brasil", sostuvieron.

Rousseff declaró a reporteros el miércoles que el gobierno no había logrado persuadir a Moody’s de que no redujera la nota de Petrobras, que está bajo investigación por una supuesta red de sobornos y lavado de dinero.

"El gobierno siempre tratará de evitar una rebaja, es absolutamente natural", señaló Rousseff, quien agregó que la decisión de Moody’s refleja "una falta de entendimiento adecuado de lo que está pasando en Petrobras".

La rebaja de la calificación de crédito es el revés más reciente para Petrobras, cuyas acciones y precios de la deuda ya estaban en caída libre. Las acciones de la empresa, que se derrumbaron 5,49% el miércoles, se han derrumbado más de 64% desde septiembre.

La decisión de Moody’s podría desatar rebajas similares de otras de las principales calificadoras de riesgo. Sin duda, elevará los costos de endeudamiento de Petrobras porque muchos grandes gestores de fondos solo pueden comprar valores que poseen grado de inversión.

El costo de comprar un seguro contra el impago de Petrobras se ha más que duplicado desde septiembre, de dos puntos y medio a alrededor de seis puntos porcentuales, dijo Pablo Spyer, analista de Mirae Asset Securities, en São Paulo. "Petrobras ya estaba en el nivel basura incluso antes de la rebaja", dijo, y agregó que los seguros contra cesaciones de pagos (CDS) también se están elevando para la deuda soberana de Brasil y otras empresas brasileñas a raíz de Petrobras. La empresa prefirió no comentar en detalle.

El estatus basura también constituye un revés para Rousseff, cuyo equipo económico ha estado haciendo malabares para convencer a los inversionistas de que la nueva gerencia instalada en Petrobras puede enderezar el rumbo, y que las nuevas medidas de austeridad de su gobierno podían sacar a Brasil del atolladero.

Algunos economistas han asumido que el gobierno garantizará la deuda de Petrobras o que la rescatará si es necesario. Un ministro cercano a Rousseff negó el miércoles que haya un plan de este tipo en este momento.

De todos modos, los crecientes problemas de Petrobras han puesto a los inversionistas nerviosos sobre el estatus de la economía brasileña, que algunos analistas creen que podría contraerse en 2014 y 2015, los dos primeros años consecutivos de caída del Producto Interno Bruto desde la Gran Depresión.

"En un contexto en el que la economía no es sólida" y el gobierno intenta reducir sus gastos, la rebaja es "desafortunada", dijo Benito Berber, estratega sénior para América Latina de Nomura Securities en Nueva York. "Si el gobierno decide dar una mano, será una clara conexión al riesgo soberano".

Petrobras está en medio de una extensa investigación de corrupción, apodada Operación Lava Autos. Fiscales sostienen que los ejecutivos de Petrobras y algunas de las firmas de construcción más grandes del país conspiraron para inflar el precio de los contratos de la petrolera, distribuyendo parte de las ganancias en sobornos a políticos.

Dos ejecutivos de Petrobras están entre las casi 40 personas acusadas de delitos que van desde lavado de dinero hasta fraude. Se prevé que en los próximos días se presenten cargos contra políticos que habrían recibido sobornos.

Petrobras ha indicado que es víctima de una red delictiva y hace poco creó una división de auditoría interna para prevenir futuros actos indebidos y cooperar con la pesquisa. Este mes, reemplazó a la mayor parte de su gerencia. Aldemir Bendine, el nuevo presidente ejecutivo, fue el presidente de Banco do Brasil, la mayor entidad bancaria del país.

Petrobras todavía no ha divulgado los resultados auditados del tercer trimestre de 2014, los cuales prometió presentar a fines de mayo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.