Tras las PASO, el mercado inmobiliario de campos despierta el interés de inversores

Los operadores dicen que hay muchas consultas ante el nuevo escenario
Fernando Bertello
(0)
7 de octubre de 2013  

Lo que no generó el Cedin lo hicieron las PASO. Luego de una situación difícil en el último año y medio por el cepo al dólar y las limitaciones a los inversores extranjeros, en las inmobiliarias rurales observan que tras las elecciones primarias de agosto hay más consultas, pedidos de cotizaciones e interesados en revisar campos, aunque esto no significa un aluvión de negocios.

Para diversos operadores consultados, el inversor en tierras cree que después de las PASO quedó en claro que en 2015 habrá un nuevo gobierno, peronista o no, que buscará potenciar el campo luego de las limitaciones que le impuso el kirchnerismo. Para esos inversores, que en las inmobiliarias destacan que son locales, el contexto actual, con precios de la tierra que bajaron 15%, es una oportunidad para posicionarse.

El Cedin, un bono emitido para el blanqueo de capitales que también se puede usar para comprar tierras, no generó entusiasmo en el sector. "Fueron un fracaso; no tenemos registros de que se hayan comprado campos con cedines", señaló Roberto Frenkel Santillán, presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR).

En rigor, lo que parece haber despertado al mercado fueron las elecciones de agosto, cuando el oficialismo perdió no sólo en los resultados, sino en las perspectivas de aspirar a continuar más allá de 2015.

"Luego de las PASO, los inversores vieron que el sistema en el que estamos va a cambiar. Unos creen que puede ser en 2015 con otro gobierno y otros creen que se puede dar con este gobierno, ya que las PASO fueron una protesta en las urnas contra las medidas. No hay que olvidar que los precios de las commodities están en su pico histórico, si bien fluctúan un poco, y la perspectiva es que sigan así y no que se derrumben", expresó Federico Nordheimer, de la inmobiliaria homónima. "Entonces, si se favorece la producción agropecuaria, el campo está listo para producir muchas más toneladas de granos y carne en poco tiempo", agregó.

Para Nordheimer, tras las PASO "la gente está más predispuesta a analizar inversiones. La foto de la renta hoy es muy mala, pero las inversiones en campos se manejan por la expectativa a mediano y largo plazo".

Juan José Madero, director de la división Campos de L. J. Ramos Brokers Inmobiliarios, cree que el inversor tiene la perspectiva de un nuevo ciclo a partir de 2015, si bien mientras tanto sigue siendo cauteloso.

"Desde un par de semanas antes de las PASO se comenzó a percibir más movimiento, muy incipiente, de consultas de inversores. Y aumentó luego de las elecciones. No obstante, el inversor, si bien más activo, es muy cauteloso y especula con valores por debajo de lo que el propietario está dispuesto a aceptar", analizó.

Para Frenkel Santillán, hay más consultas y revisiones de campos. "Después de las PASO el mercado comenzó a moverse y quienes lo hicieron son inversores argentinos que buscan capitalizar la baja de 10 a 15% que tuvieron los campos en la pampa húmeda y de hasta el 30% en zonas marginales", señaló. El dirigente de la CAIR subrayó: "El inversor está convencido de que hay un ciclo político que se termina y que a partir de 2015 va a cambiar la situación. Ve que el Gobierno, peronista o no, va a tener que amigarse y salir adelante con el campo".

Para Mariano Maurette, referente de Alzaga Unzué & Cía, las PASO provocaron un cambio de humor que mejoró el dinamismo de las negociaciones. De todos modos, advirtió que no hay que caer "en el exitismo de que el mercado se recupera". "Por el momento los precios no han variado. Pero es de esperar que si las cosas se empiezan a acomodar para el sector, pueda esperarse una lenta recuperación", opinó.

Según Maurette, hay inversores que esperan que la Argentina muestre "un rostro más amistoso hacia ellos", y esto significa simplificar trabas en el mercado cambiario o mejorar la ley de tierras, por ejemplo.

Para Agustín de Elizalde, de la firma Elizalde, Garrahan & Cía, en el actual contexto los vendedores en general piensan que este resultado se va a plasmar en una mejora de precios. Pero para él eso no necesariamente será así. "Lo real es que todavía faltan dos años para terminar el ciclo y la renta de los campos ha caído fuerte. La presión impositiva cada vez mayor y los costos creciendo sin parar atentan contra la rentabilidad del campo", remarcó.

Por su parte, el consultor Marcos Lanusse señaló que no ve un renacer de la demanda de campos. "A fin de mes son las elecciones y la expectativa, me parece, hace que la gente espere", opinó.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.