Turquía lidera la reacción al desplome de las divisas de economías emergentes