Una injusticia difícil de desarmar

Jorge Oviedo
Jorge Oviedo LA NACION
(0)
18 de febrero de 2016  • 11:20

El presidente Mauricio Macri acaba de dar un gran e importante paso, no exento de riesgos y dificultades, que sabiamente decidió compartir con la oposición y los sindicatos, para solucionar una de las más perversas, dañinas y peligrosas herencias del kirchnerismo.

La modificación del mínimo no imponible a 30.000 pesos mensuales es retroactiva sencillamente porque se trata de un impuesto de liquidación anual y toda modificación alcanza a los ejercicios no cerrados, como ocurre con todos los asalariados alcanzados que pagarán menos por los haberes de febrero y deberán obtener devoluciones por lo pagado demás en enero. Habrá que ver cómo se instrumenta en explicaciones que según los funcionarios serán dadas hoy por la tarde por el titular de la Afip, Alberto Abad .

El alivio de la inconcebible presión impositiva sobre el salario, que en nombre del progresismo el kirchnerismo creó, nunca lo soñó ni siquiera el más reaccionario funcionario del FMI.

El problema es que el kirchnerismo dejó financiado en parte un colosal gasto público en estas sumas a las que agregó un colosal déficit fiscal financiado con emisión. Salir ahora no es fácil.

Es cierto que la Constitución prohíbe la materia impositiva para las cuestiones tributarias, pero la doctrina ha establecido que no para rebajarlos o aliviarlos, que es lo que se anunció. Falta ahora emprolijar las escalas para evitar las distorsiones que alguna vez hicieron y hace poco que con un aumento salarial, por vía tributaria, se terminara ganando menos.

Las actualizaciones se harán por ley y sería bueno que sigan así. Actualizar las asignaciones familiares también favorece a los ocupados en el sector formal que no llegan a pagar el tributo.

Por otro lado, estan los autónomos y trabajadores independientes, donde deberían tocarse escalas y deducciones. Muchos de ellos por faltas de actualizaciones en las escalas están pagando la alícuota máxima del 35%, como si se tratara de las personas con más ingresos en el país, cuando son sólo profesionales independientes.

Queda mucho por hacer. Y el sacrificio de los mneores ingresos en parte se compensará con los menores subsidios a los servicios públicos. Los gobernadores también hacen su sacrificios porque se trata de un tributo coparticipable.

La medida apunta a compensar ingresos de los trabajadores y seguramente descuenta que los beneficiados gastarán más e impoulsarán la recaudación de otros tributos, como IVA. Habrá que ver cómo sigue la película.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.