Opinión. Una ley de medios producto del consenso