A 50 años de su construcción, un muro invisible aún divide el Este y el Oeste

Una línea de adoquines aún atraviesa Berlín recordando el trazo del muro
Una línea de adoquines aún atraviesa Berlín recordando el trazo del muro Fuente: Archivo
A más de dos décadas de la reunificación, los fantasmas de la segmentación aún persisten
Eloi Rouyer
(0)
12 de agosto de 2011  • 10:59

BERLIN.- Medio siglo después de su construcción, el Muro de Berlín, desaparecido en 1989, proyecta aún hoy su sombra en Alemania, donde continúa marcando la mentalidad de los alemanes, con una división real entre el Este y el Oeste.

"Sí, todavía hay un gran muro. Veinte años después de la reunificación, los alemanes todavía se ven como extranjeros los unos con respecto a los otros", explica el politólogo de la Universidad Libre de Berlín, Klaus Schröeder.

Pese a los esfuerzos realizados desde la reunificación para atenuar las diferencias entre la República Federal de Alemania, que formaba parte de Occidente, y la República Democrática Alemana, que era parte del bloque soviético, el sentimiento de desigualdad sigue siendo extremadamente mayoritario.

En un reciente sondeo, realizado con ocasión del 50º aniversario de la construcción del muro el 13 de agosto de 1961, el 83% de los interrogados en los seis Länder (estados regionales) del este consideraron que todavía existe "un muro invisible", un abismo cultural, con respecto a sus vecinos. Y la proporción alcanza el 90% en los encuestados originarios de Sachsen-Anhalt, uno de los Länder más desfavorecidos, según este estudio realizado por el semanario Super-Illu, que, símbolo de esta dualidad alemana, está dirigido al electorado del este.

"La mayoría de los alemanes del este no saben a qué mundo pertenecen, no se consideran como miembros de pleno derecho en una Alemania unificada. Pero tampoco quieren un regreso a la RDA", dice Schröeder. "Una mayoría sueña con una Alemania del Este que ellos mismos han modelado, la fantasía de un Estado social, idealizado, un país donde, ciertamente, no se tenía mucho, pero sin embargo funcionaba", agrega el politólogo.

"Hay incluso un cierto número de valores que han desaparecido", explica por su parte Frank Holzmann, originario de Rostock, que dirige una asociación de reinserción de parados de larga duración en Marzahn-Hellersdorf, barrio del nordeste de Berlín.

El recuerdo de las separaciones que provocó el Muro de Berlín aún sigue vigente
El recuerdo de las separaciones que provocó el Muro de Berlín aún sigue vigente Fuente: Archivo

Recientemente, Holzmann fue a ver "Hinterm Horizont", una comedia musical sobre el Berlín en los tiempos del Muro, obra del cantante de rock germano-occidental Udo Lindenberg, y quedó muy decepcionado: "No eran más que banalidades, la Stasi, el dopaje, como si sólo hubiese existido eso". Holzmann encuentra muy "injusto que 'extranjeros' nos cuenten cómo se supone que vivimos".

Los occidentales "dicen que pagan por todo" (entre 80.000 y 100.000 millones de euros son transferidos cada años del oeste al este), subraya el universitario y "que además deben soportar el descontento de la gente del este, el auge de la extrema derecha y de la extrema izquierda, etc.".

Este abismo cultural no se reduce porque las condiciones de vida a ambos lados del "muro invisible" son sensiblemente diferentes. Según un estudio del Instituto de Investigaciones IW de noviembre de 2009, el PIB por habitante en la ex RDA es hoy el equivalente del 70% del de la ex RFA, contra el 30% en 1991. Asimismo, el instituto económico predice que se llegará al 80% en una década, pero considera que la igualdad perfecta es una utopía.

Video
ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.