Atentado en Barcelona: confirman que el “cerebro” de la célula terrorista tenía orden de expulsión