Brasil eleva la alerta por el brote y repatriará a 40 ciudadanos

Fuente: AP
No viajarán si presentan síntomas y quedarán en cuarentena; a nivel local, hay 14 casos sospechosos
Marcelo Silva de Sousa
(0)
4 de febrero de 2020  

RÍO DE JANEIRO.- El gobierno de Jair Bolsonaro elevó ayer el nivel de alerta por riesgo de contagio de coronavirus y se prepara para repatriar a cerca de 40 ciudadanos que permanecen en Wuhan, ciudad epicentro del brote en China.

Las autoridades localizaron a 55 brasileños en esa ciudad, de los cuales 40 ya manifestaron voluntad de volver a Sudamérica. Finalmente, lo harán en una misión de rescate del gobierno, según confirmaron los ministerios de Salud y Relaciones Exteriores.

El rescate, que se prevé para esta semana, será en un avión militar designado por el Ministerio de Defensa. Al llegar al país, los 40 brasileños quedarán en cuarentena por 18 días en una base militar del país.

"Quien tenga algún síntoma no va a subir al avión", dijo el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, que buscó llevar tranquilidad a la población y aseguró que el procedimiento de rescate estará guiado por un estricta fiscalización sanitaria.

En suelo brasileño, el gobierno monitorea 14 casos sospechosos. El Ministerio de Salud elevó ayer a nivel 3, el máximo previsto, el riesgo de contagio de coronavirus. Aunque el máximo estadio de alerta está previsto solo para cuando se confirma un caso, el gobierno subió el nivel por cuestiones "administrativas", para facilitar el traslado de los ciudadanos desde China.

Todavía no está definido dónde cumplirán la cuarentena los brasileños que lleguen al país. Hasta el momento se barajan dos ciudades: la balnearia Florianópolis, en el estado de Santa Catarina -muy frecuentada por turistas argentinos-, y Anápolis, en el estado de Goiás.

Ante la inexistencia de una ley de cuarentena, un reacio Bolsonaro había dicho el viernes que quería tener certeza absoluta de que cuando llegaran a Brasil los 40 ciudadanos permanecerían aislados para "proteger a la población local". El gobierno encontró una solución el fin de semana, al definir que enviará un decreto al Congreso que garantizará que los repatriados permanecerán en cuarentena.

Además de la traba jurídica, el presidente había planteado reparos presupuestarios al rescate, por el costo que significará el viaje en avión desde Asia. Pero la suerte de los brasileños residentes en Wuhan comenzó a cambiar el domingo, cuando se viralizó un video grabado por ellos mismos que aumentó la presión sobre el mandatario.

En una carta leída a cámara, unos 15 brasileños pidieron auxilio a las autoridades para volver a casa, impedidos de hacerlo tras el cierre de aeropuertos en China. "No hay entre nosotros ningún caso de contaminación comprobada ni síntomas de infección", decía uno de ellos, casi suplicando. Los brasileños citaron en su pedido las operaciones similares realizadas por Estados Unidos, Francia y Japón.

Tras el impacto del video, publicado por casi todos los medios brasileños, el domingo la cancillería confirmó que Brasil traería a los 40 brasileños de Wuhan y comenzó la puesta en marcha del plan.

Resuelto el frente externo, el coronavirus continúa siendo motivo de preocupación para las autoridades a nivel local. Aunque no existen casos confirmados, el gobierno sigue con atención los estudios de laboratorio de 14 casos sospechosos.

En los últimos días ya fueron descartados 13 posibles casos luego de estudios de laboratorio. Entre los 14 que continúan bajo análisis, siete se concentran en San Pablo, el estado más populoso del país, mientras que el resto se reparte entre Rio Grande do Sul (cuatro), Santa Catarina (dos) y Río de Janeiro (uno). "Vamos a trabajar para que no haya ningún tipo de riesgo para la población", dijo Mandetta.

El gobierno brasileño sigue de cerca la evolución del coronavirus en la región, en especial en Venezuela. Bolsonaro dijo que teme que la aparición de un caso en ese país genere pánico y provoque una salida en masa de venezolanos por la frontera hacia Brasil y Colombia.

Incluso, el derechista no descartó que ese escenario de "emergencia" fuerce al gobierno a tomar una medida drástica, como el cierre de la frontera en el estado de Roraima, a fin de evitar la entrada masiva. Mandetta recalcó ayer la misma preocupación: "Si comienza un coronavirus en Venezuela, donde están knockout, el sistema de salud prácticamente acabó y no tienen más remedio ni nada, Venezuela entera saldrá corriendo para Brasil, Colombia y otros países".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.