Brasil: por unanimidad, una corte superior ordenó la nueva liberación del expresidente Temer

Temer es investigado por un caso de corrupción
Temer es investigado por un caso de corrupción Fuente: Archivo - Crédito: Evaristo Sa/AFP
Alberto Armendáriz
(0)
14 de mayo de 2019  • 16:20

RÍO DE JANEIRO.- Continúa la intensa saga judicial del expresidente brasileño Michel Temer . Por decisión unánime, una corte de tercera instancia ordenó ayer la liberación del exmandatario, quien desde que dejó el poder el 1º de enero, ya pasó por la cárcel dos veces debido a las acusaciones de corrupción en su contra.

Los cuatro magistrados del Superior Tribunal de Justicia (STJ), en Brasilia, decidieron aceptar el recurso de habeas corpus interpuesto el viernes último por la defensa de Temer, luego de que quedó detenido de manera preventiva por segunda vez. Los jueces votaron a favor de sustituir la reclusión preventiva por otras medidas cautelares como la prohibición de mantener contacto con otros acusados en la causa, el impedimento de cambio de dirección, la entrega de su pasaporte para garantizar que no salga del país, y el bloqueo de bienes hasta que el caso sea juzgado definitivamente.

"Debe exigirse que la orden de prisión preventiva sea siempre motivada y no fundamentada en meras conjeturas", resaltó el juez Antonio Sandanha, relator de la causa.

Temer, de 78 años, está acusado por el Ministerio Público de recibir en 2014 un millón de reales (US$ 251.000) en sobornos a cambio de contratos de obras en la usina nuclear de Angra 3, en el estado de Río de Janeiro, y de ser el jefe de una "organización criminal" que obtuvo e intentó lavar 1800 millones de reales (US$ 452 millones) en desvíos de fondos públicos y pagos ilícitos de empresarios para ganar licitaciones. Uno de los líderes del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), había sido vicepresidente de Dilma Rousseff , del Partido de los Trabajadores (PT), desde 2011 hasta el impeachment de la destituida mandataria en 2016, que él apoyó; asumió entonces la Presidencia, hasta la llegada de Jair Bolsonaro al Palacio del Planalto.

El 21 de marzo, en el marco de la Operación Descontaminación, derivada de la Operación Lava Jato, Temer había sido apresado en San Pablo al mismo tiempo que otras siete personas, entre ellas su exministro de Minas y Energía Wellington Moreira Franco, exjefe también de la Secretaría General de la Presidencia y exgobernador del estado de Río de Janeiro; el coronel retirado João Baptista Lima Filho, amigo personal del exmandtario; y Othon Luiz Pinheiro, expresidente de la empresa pública que administra el complejo de Angra, Eletronuclear. El exmandatario quedó recluido entonces en la Superintendencia de la Policía Federal en Río de Janeiro.

Sin embargo, cuatro días más tarde, en una decisión unilateral, un juez del Tribunal Regional Federal de la 2ª región (TRF-2), en Río de Janeiro, aceptó un habeas corpus presentado por los acusados y ordenó dejarlos en libertad. El Ministerio Público apeló más tarde esa sentencia al plenario del TRF-2, que el jueves último anuló el habeas corpus de Temer y de Lima Filho, y los conminó a entregarse al día siguiente a la Policía Federal. Desde entonces, el expresidente estaba preso en la sede del Comando de Choque de la Policía Militar en San Pablo, gracias al pedido que habían hecho sus abogados para que permaneciese en la misma ciudad donde reside su familia.

Temer, que está procesado en otras nueve causas, es el segundo expresidente brasileño desde el retorno de la democracia, tras el encarcelamiento el año pasado de Luiz Inacio Lula da Silva. Máximo líder del PT, Lula está recluido en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde cumple una condena a ocho años y 10 meses de cárcel por corrupción y lavado de dinero también vinculada a la Lava Jato y cuya pena fue ya dos veces alterada por las distintas instancias judiciales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.