Chávez, del abuso de promesas a los hechos

Durante sus 14 años de gobierno, el presidente acumula varias propuestas que no pudo cumplir, como erradicar la indigencia, poner fin a la violencia o impulsar el desarrollo industrial del país
Daniel Lozano
(0)
25 de septiembre de 2012  

CARACAS.– Hugo Chávez soñó un mundo mejor. Y como si fuera un Aladino de la política, con su lámpara maravillosa rebosante de petróleo, comenzó a prometer gestas maravillosas y obras magníficas. Prometía y prometía, rascando su lámpara imaginaria en busca de la revolución. Sus afirmaciones eran tan contundentes que muchos creyeron que aquellos sueños se realizarían de forma automática.

Bastaba con que el líder de la revolución gritara con mucha convicción sus promesas de cambio. Incluso se atrevió a poner como prenda su propio nombre: "Declaro que no permitiré que en Venezuela haya un solo niño de la calle. Si no, ¡dejo de llamarme Hugo Chávez Frías!", se juramentó en su toma de posesión, en 1999.

Transcurridos 14 años, el diputado opositor Andrés Álvarez acusa al presidente: "¡Qué gran mentira! La indigencia infantil se mantiene hoy por cantidades en las regiones". También lo hace el escritor venezolano Leopoldo Tablante: "Fue una gran promesa que mutó en fracaso obsceno. Venezuela, país pobre de por sí, nunca tuvo tantos indigentes como ahora".

Las promesas se sucedían, pero muy pocas se cumplían. Chávez afirmó que iba a acabar con "la pesada carga burocrática del Estado", pero pasó de 17 a 26 ministerios y de 900.000 a 2,5 millones de empleados públicos. "Y eso va a seguir subiendo", se desdice ahora, mientras recicla 55 promesas para la actual campaña.

También dijo que iba a acabar con la violencia, pero Venezuela se desangra cada año (19.000 homicidios sólo en 2011). Incluso ilusionó al país cuando prometió transformar el poder judicial en "justo e independiente". Dicho y no hecho: el antiguo magistrado estrella del chavismo confesó que el presidente ordenaba sentencias y que el vicepresidente coordinaba a los jueces.

"Chávez es, en sí mismo, una promesa incumplida", sostiene el analista político Alfredo Yánez. "Su irrupción con el golpe del 92 propició una serie de expectativas alrededor de este hombre de verbo suelto, pero sin ningún tipo de experiencia académica. Todo se ha incumplido: desde aquello de la mayor suma de felicidad posible hasta la filosofía del hombre nuevo."

"También dijo que haría de Venezuela una potencia nuclear. Y una potencia mundial", recuerda, por su parte, el politólogo Carlos Raúl Hernández. Y mucho más: una base aeroespacial en Aragua con tecnología bielorrusa, el eje Apure-Orinoco para desarrollar el Sur, el tren que iba a atravesar toda Venezuela y se quedó en unas decenas de kilómetros, el proyecto hidrológico Yacambú, la ruta de la empanada…

El cuento de las mil y una promesas que nunca se cumplieron. "No creo que Chávez haya cumplido casi nada de lo que prometió", insiste Tablante. A continuación, una lista de algunas promesas del mandatario.

1. Venezuela sin villas

"Dentro de cinco años no vamos a solucionar el grave problema de la vivienda, pero al menos un 50% debe estar solucionado." (Diciembre de 1998)

Chávez se sinceró cuando comenzó su primer mandato. Venezuela sufría al final del siglo pasado un déficit habitacional de un millón y medio de viviendas, según los cálculos del propio gobierno bolivariano. "Hoy la deuda habitacional asciende a 2,5 millones", afirma el dirigente opositor Juan Andrés Mejías. "Entre 1999 y 2011 el gobierno apenas construyó 373.076 viviendas", añade. Más de la mitad de los venezolanos viven en "ranchitos" (villas), producto de la migración y la explosión demográfica. El gobierno, que siempre miró de reojo a Brasil y su exitoso plan para las "favelas", aceleró en los últimos meses para proporcionar techo a los damnificados de las inundaciones de 2010. Incluso Chávez se atrevió con otra cifra: dos millones de viviendas.

2. Paraíso hidropónico

"Ha comenzado en Caracas el plan de siembra urbana: vamos a sembrar las ciudades con microhatos organopónicos e hidropónicos para dar ejemplo." (Febrero de 2002)

Nada se sabe de estas ensoñaciones con sabor a hortaliza. Tampoco de los famosos "gallineros verticales en cada casa, el gran plan de autogestión alimentaria" lanzado por Chávez en una de sus famosas apariciones en el programa Aló, presidente.?

3. Gran gasoducto del Sur

"La decisión política está tomada." (Enero de 2006)

El mandatario venezolano comunicó al mundo, luego de reunirse con Néstor Kirchner y Luiz Inacio Lula da Silva, que un monumental gasoducto de 8000 kilómetros uniría Venezuela, Brasil y el norte de la Argentina para canalizar 100 millones de metros cúbicos de gas diarios. Pero todavía no se construyó ni un solo metro de gasoducto.

4. El líder que no quería el poder eterno

"Claro que voy a entregar el poder en cinco años, incluso antes." (Diciembre de 1998)

El líder bolivariano no cumplió con aquella promesa que lanzó antes de asumir. Incluso comenzando de nuevo la suma: "Sí, yo me tengo que ir del gobierno en 2012", dijo luego, en diciembre de 2007. En dos semanas, Chávez se presentará a su cuarta elección presidencial para gobernar, al menos, durante 20 años.

5. El nuevo Cancún

"Al litoral central lo vamos a convertir en otro Cancún turístico en Vargas." (Diciembre de 2009)

La tragedia causada por los deslaves en el estado de Vargas, en 1999, acarreó varias promesas presidenciales. La realidad es hoy muy distinta. Ningún complejo hotelero o instalación turística se construyó para rehabilitar la zona devastada.

6. El río en el que se bañarán los caraqueños

"Daniel Ortega, te invito a que nos bañemos juntos en el río Guaire el próximo año." (Marzo de 2005)

Entusiasmado con su propio sueño, Chávez incluyó en su oferta comer sancocho en la orilla de un río tan sucio hoy que las clínicas capitalinas tienen un protocolo de lavado estomacal y bombardeo de antibióticos a todo aquel desafortunado que caiga a sus aguas. Pero la esperanza es lo último que se pierde: "El saneamiento del Guaire va marchando. En la demora está el peligro, pero creo que ya cogimos el camino", añadió el presidente en julio del año pasado. Catorce meses después, el Guaire está tan sucio como hace siete años. Pero el oficialismo insiste: incluyó su saneamiento en su programa electoral.

7. La escalada militar

"Vamos a conservar nuestros fusiles, nuestros soldados, pero no podemos incrementar el gasto militar."

El pacifismo del siglo pasado dio paso al mayor comprador de armamento en América latina, con casi 3000 millones de dólares gastados desde 2007: 24 cazas Sukhoi, 38 helicópteros, 100.000 fusiles kalashnikov, misiles, fragatas, submarinos...

8. Palacio de las letras y Disneylandia para el pueblo

"Me voy de Miraflores y lo dejo a los muchachos de los pueblos para que nazca la Universidad Popular Bolivariana." (Enero de 2002)

Una década después, Miraflores es aún el palacio presidencial. Y más: "Ya autoricé convertir la Carlota en un fantástico parque temático. Yo voy a empezar a dar ejemplo", dijo en 2007. Una especie de Disneylandia en el corazón de Caracas del que todavía nadie disfruta, pese a que en los últimos meses incluso se planeó un circuito de Fórmula 1 en sus instalaciones.

9. Puente submarino en el lago Maracaibo

"Va a ir un túnel bajo el agua, ¡qué mollejúo (chévere)!" (Noviembre de 2005)

El segundo puente sobre el lago Maracaibo, con un túnel submarino, prometía ser la gran obra arquitectónica de la revolución bolivariana. Siete años después lo único que se percibe es el miedo de los zulianos a que el actual puente, deteriorado, se pueda quebrar.

10. Medios privados intocables

"Basta con el medio de comunicación que tiene hoy el Estado, el canal 8. Con los demás canales, yo tengo la mejor relación. Deben seguir siendo privados." (Diciembre de 1998)

La embestida chavista contra los medios privados provocó el cierre del canal RCTV, en 2007. Luego llegaron las amenazas y la asfixia económica para otros.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.