China teme por el futuro de sus millonarias inversiones