Cómo se gestó la decisión de Donald Trump de matar a Soleimani

Soldados de infantería aérea de la base de Fort Bragg, Carolina del Norte, partieron hoy a Medio Oriente
Soldados de infantería aérea de la base de Fort Bragg, Carolina del Norte, partieron hoy a Medio Oriente
Autorizó el ataque con una llamada desde su club Mar-a-Lago, tras debatir las provocaciones de Irán con funcionarios; estaba molesto por filtraciones internas
Josh Dawsey
Dan Lamothe
John Hudson
(0)
5 de enero de 2020  

WASHINGTON.- El domingo pasado, los máximos asesores en seguridad nacional de la Casa Blanca se reunieron con Donald Trump en su residencia de Mar-a-Lago. Funcionarios del gobierno informaron a la prensa que cazabombarderos norteamericanos F-15 Strike Eagles acababan de atacar a grupos de milicias patrocinadas por Irán en sus bases de Irak y Siria, como respuesta a una serie de ataques con cohetes que dos días antes habían culminado con la muerte de un contratista civil norteamericano.

Pero en privado el tema que concitaba el interés del agitado presidente era otro: la idea de asesinar al general mayor Qassem Soleimani, a quien los altos mandos militares de Estados Unidos consideraban responsable del ataque a un ciudadano norteamericano y dispuesto a asesinar a muchos más.

Las razones de Trump para considerar justo en este momento un operativo contra el líder de las fuerzas Quds después de tolerar durante meses las agresiones de Irán en el Golfo Pérsico fueron tema de debate en el seno de su propio gobierno.

En una conferencia telefónica con la prensa, el asesor en seguridad nacional Robert O'Brien dijo que el ataque a Soleimani fue después de su reciente visita a Damasco y que este pensaba atentar contra objetivos militares y personal diplomático norteamericano.

Los funcionarios de Defensa de Estados Unidos describieron los planes de Soleimani como una continuación de las anteriores provocaciones de Irán, incluidos los ataques con minas marinas contra barcos petroleros en el Golfo Pérsico en mayo pasado. Un mes más tarde, Trump canceló sobre la hora un ataque aéreo pensado como represalia contra Irán por el derribo de un dron de vigilancia de Estados Unidos.

El general norteamericano Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo que la decisión de matar a Soleimani se tomó después de los recientes informes de inteligencia que mostraban "la dimensión, la escala y el alcance" de los planes del militar iraní.

Las raíces más inmediatas de la crisis se remontan al viernes después de Navidad, cuando un misil hizo explotar la base conjunta de Estados Unidos e Irak conocida como K-1, en el extremo sur de la ciudad iraquí de Kirkuk.

Los funcionarios norteamericanos rápidamente culparon a Kataeb Hezbollah, una poderosa milicia al parecer apoyada por Irán. Además de herir a tres soldados norteamericanos y dos policías iraquíes, en el ataque también habría muerto un intérprete norteamericano.

Si bien el operativo hizo pensar en la incesante lluvia de fuego que cayó sobre las tropas norteamericanas en Bagdad en los años posteriores a la invasión de 2003, esos incidentes eran poco frecuentes en los últimos años. Pero recientemente los lanzamientos de cohetes se reanudaron, a medida que se incrementó la campaña de máxima presión económica del gobierno de Trump contra Irán.

Casi exactamente 48 horas después del ataque a Kirkuk, los cazabombarderos norteamericanos F-15 lanzaron bombas sobre cinco instalaciones militares, entre ellas, centros de mando y arsenales en Bu Kamal, Siria, y Qaim, Irak, puestos fronterizos a ambos lados de la frontera sirio-iraquí.

El secretario de Defensa, Mark Esper, dijo que los ataques fueron exitosos, pero también aludió a las discusiones internas y a las "otras opciones" que se barajaron.

Los ataques desataron una crisis política en Bagdad, y el rebote fue especialmente feroz entre los líderes de las milicias. Dos días después, miles de partidarios de las milicias convergieron frente a la embajada de Estados Unidos en Bagdad, donde arrojaron bombas molotov y franquearon el perímetro de seguridad, para luego instalar un campamento de protesta frente al predio.

Mensaje

Los funcionarios norteamericanos le recordaron a Trump que no había respondido ni después del ataque con minas marinas, ni después del derribo del dron de vigilancia, ni tampoco después del supuesto ataque contra la refinería saudita. Y le aseguraron al presidente que era necesario enviar un mensaje claro: "Nuestro argumento era que si nunca respondíamos, iban a pensar que podían hacer lo que quisieran", dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Según los funcionarios, otra de las motivaciones para actuar fueron las críticas que había recibido Trump por haber cancelado su ataque en represalia por el derribo del dron. Al presidente le había molestado mucho que se filtraran las deliberaciones internas sobre el tema, porque sentía que había dejado una imagen de debilidad.

Un alto funcionario de gobierno reveló que Estados Unidos siguió los pasos de Soleimani durante varios días y mantuvo al tanto a Trump en todo momento, hasta que se decidió que la mejor oportunidad para asesinarlo era cerca del aeropuerto de Bagdad. Fue el presidente quien en definitiva autorizó a último momento el ataque, con una llamada desde Mar-a-Lago.

El lunes pasado, el senador republicano Lindsey Graham se encontraba en Mar-a-Lago y dijo que el presidente le comentó que estaba preocupado porque "iban a atacar de nuevo" y que estaba evaluando adelantarse y golpear a los iraníes. Según Graham, no había planes previos para matar a Soleimani, pero era algo que Trump tenía en mente.

"Más bien pensaba en voz alta, pero estaba decidido a hacer algo para proteger a los estadounidenses. La muerte del contratista fue lo que realmente volcó la balanza", dijo Graham. "Repetía que ese tipo era malo, que no tenía salvación, que había que hacer algo", agregó.

Tras el operativo contra Soleimani, los funcionarios norteamericanos en Irak se prepararon para cualquier represalia, desde un ataque directo hasta una orden de Irak para que las fuerzas y el personal de Estados Unidos abandonen el país. "Él repetía que el trabajo de presidente es muy duro -reveló Graham-. Y yo le decía que sí, que es muy duro".

Traducción de Jaime Arrambide

The Washington Post

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.