Coronavirus: La ira y la ansiedad se apoderan de Wuhan

Hay un fuerte descontento por el manejo de la crisis
(0)
1 de febrero de 2020  

WUHAN ( The New York Times).- Una semana después del inicio de la cuarentena por el coronavirus en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, la ira y la ansiedad se apoderan de la población, que reclama por falta de profesionales, escasez de camas de hospital y suministros médicos.

En un signo de creciente frustración, un pariente de un paciente infectado con el virus golpeó a un médico en un hospital de Wuhan, informó anteayer la emisora estatal CCTV, que citó a la policía. El hombre fue acusado de arrojar al suelo y dañar la máscara y ropa protectora del profesional, posiblemente con el objetivo de exponerlo al virus, después de que su suegro murió en el hospital. El atacante fue detenido más tarde.

Al mismo tiempo, los hospitales de la región renovaron sus pedidos a la población para que ayude con provisiones caseras para reponer los suministros hospitalarios, que se están acabando rápidamente.

La escasez se volvió especialmente grave en Huanggang, una ciudad de siete millones de habitantes cercana a Wuhan, donde se podía ver a algunos miembros del personal médico vistiendo a manera de protección sus propios impermeables para la lluvia y bolsas de basura como cubiertas de su calzado para protegerse de la infección, según Yicai, un sitio de noticias financieras.

En medio de una creciente inquietud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró anteayer una emergencia de salud global, que reconoce que la enfermedad ahora representa un riesgo más allá de China.

La ira de la población aumentó anteayer con un artículo sobre el coronavirus en The New England Journal of Medicine que, sobre la base de datos de los primeros 425 casos confirmados en Wuhan, afirma que "hay evidencia de que la transmisión de persona a persona ocurrió desde mediados de diciembre pasado".

En el artículo colaboraron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de China y los Centros Provinciales de Hubei para Control y Prevención de Enfermedades.

La población y muchos profesionales se indignaron y preguntaron por qué el gobierno chino había esperado hasta el 20 de enero para informar al público que el virus se transmitía de humano a humano.

"¡Estoy a punto de explotar, necesito una explicación!", escribió Wang Liming, profesor de la Universidad de Zhejiang, en una publicación en las redes sociales que fue ampliamente compartida, aunque se eliminó rápidamente.

"Si sabían que el virus podía transmitirse entre humanos tres semanas antes que el público, ¿por qué no hicieron lo que se suponía que debían hacer?", se preguntó Wang.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.