Coronavirus: La pandemia avanza en Chile y abre incógnitas sobre el referéndum

Ante la crisis originada por el coronavirus, personal protegido en el cementerio general de Santiago
Ante la crisis originada por el coronavirus, personal protegido en el cementerio general de Santiago Crédito: DPA
Piñera deslizó la idea de un nuevo aplazamiento; hoy empieza un confinamiento total en Santiago
Víctor García
(0)
16 de mayo de 2020  

SANTIAGO, Chile.- En su semana más compleja desde que se inició la pandemia, Santiago inició hoy un confinamiento total tras la abrupta alza de casos de Covid-19 y una serie de cifras negativas que golpearon el ánimo de la ciudadanía.

Las autoridades chilenas informaron de un total de 39.542 contagiados, y en las últimas 24 horas se contabilizaron 26 muertes, la cifra más alta en un día.

En ese contexto, y con más de seis millones y medio de personas cumpliendo la cuarentena desde la noche del viernes, el presidente Sebastián Piñera exhortó a los chilenos a mantener "la unidad y la colaboración" y brindó un contundente de apoyo a las autoridades de salud, en medio de las críticas por la tardía respuesta para establecer medidas más duras.

"No basta con denunciar, también hay que contribuir a solucionar", respondió el mandatario.

En un escenario social condicionado por la pandemia y con la incertidumbre proliferando en todas las áreas, el futuro del plebiscito que decidirá si Chile tendrá o no una nueva Constitución entró en una zona de incógnita y se instaló en el debate luego de que el propio gobierno deslizara hace un par de semanas la idea de revisar nuevamente su realización.

"Quizás la recesión económica va a ser tan grande, va a poner tantos desafíos a todos los países, incluido Chile, que este es un tema que quizás se va a volver a discutir", dijo Piñera, en una de las tantas declaraciones que han emanado desde su administración y que han seguido esa línea como el ministro del Interior, Gonzalo Blumel.

El futuro del referéndum, convocado inicialmente para el 26 de abril de este año y posteriormente postergado para el 25 de octubre debido a la expansión del coronavirus, alertó de inmediato a la oposición, que se unió y reprochó la idea de redefinir el cronograma electoral. En una carta firmada por los presidentes de cinco partidos del bloque contrario a Piñera y otras colectividades del Frente Amplio, se criticó la postura del ejecutivo y se calificó como una señal "confusa".

"Las democracias sanas no postergan sus elecciones y, por el contrario, en un contexto en que se han evidenciado las carencias del sistema actual, se hace más relevante que nunca asegurar a la ciudadanía la vigencia del proceso constitucional", indicó la misiva.

Dudas

De todas maneras, las dudas surgen por los mecanismos que se utilizarán para desarrollar el proceso eleccionario. Desde las largas filas que se originarán para mantener el distanciamiento social requerido hasta el comportamiento de la curva de contagios. Todo en un contexto donde predominarán el uso de barbijos y la toma de temperatura en las mesas de votación.

"La realización del plebiscito dependerá únicamente de la situación sanitaria que exista en el país", dijo a LA NACION Andrés Allamand, figura histórica de la derecha chilena y partidario del rechazo a la nueva Carta Magna. "Toda campaña en Chile requiere, por ley, un mínimo de 60 días. Las razones económicas no serán un factor para un eventual aplazamiento y el rol del gobierno debería ser el mismo que ha asumido: neutralidad y actuar como garante del proceso. No veo para el gobierno ningún rol políticamente activo", dijo el exministro de Defensa de Sebastián Piñera.

El reagendado plebiscito de octubre busca determinar si la ciudadanía quiere una nueva Constitución y, segundo, qué tipo de mecanismo prefiere utilizar para redactarla: Convención Constituyente (compuesta por el 100% de sus representantes electos) o una Convención Mixta (integrada por un 50% de parlamentarios).

"Nuestra postura es hacerlo sí o sí. La fecha es la que puede quedar sujeta a una postergación evaluando el contexto, pero somos críticos del oportunismo que han mostrado algunos políticos partidarios del 'rechazo' y personeros del gobierno, que han intentado bajar el proceso constituyente entregando excusas que realmente no tienen ninguna sustancia, como, por ejemplo, motivos económicos", dijo a LA NACION Diego Ibáñez, diputado de la oposición y miembro del partido Convergencia Social. "La postergación, en caso de existir, debe ser por motivos sanitarios o nada. Es una prioridad para resolver muchos de los cabos sueltos que generaron las condiciones para el estallido social de octubre pasado", añadió.

Por el momento, y según un sondeo del centro de estudios Plaza Pública Cadem, la aprobación lidera las encuestas con un 65% de las preferencias, mientras el 26% se inclina por el rechazo. El interés por el plebiscito, sin embargo, bajó desde un 79% a 60% por el efecto concreto del coronavirus y del 90% de las personas que declaraban que con seguridad irían a votar, hoy queda un 69%.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.