Coronavirus: venganza divina y amenazas, el relato de los jihadistas

Miembros del ala armada de la Jihad Islámica palestina, las Brigadas Al-Quds, rocían desinfectante en las calles de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza como parte de la campaña contra el coronavirus
Miembros del ala armada de la Jihad Islámica palestina, las Brigadas Al-Quds, rocían desinfectante en las calles de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza como parte de la campaña contra el coronavirus Fuente: AFP
(0)
6 de abril de 2020  • 12:28

Venganza divina y problema sanitario, duro golpe u oportunidades. El coronavirus le impuso una nueva realidad a los grupos jihadistas, que están obligados a adaptarse para gestionar la emergencia y las estrategias para salir de la crisis. Aquí algunas de las situaciones desencadenadas por la pandemia:

  • El virus y la instalación de un relato

Expuestos a la pandemia de formas muy diferentes, los movimientos actúan de manera dispersa, conciliando imperativos ideológicos y lógicos de salud pública. He aquí un panorama general.

Varios grupos jihadistas en Yémen, Somalia o el Sahel han permanecido silenciosos ante la epidemia. Pero otros han hablado de un azote que afecta sin distinción a sus partidarios y a sus enemigos.

La célula central de Al Qaeda publicó en marzo un documento de dos páginas consagrado esencialmente a las causas de la Covid-19 . Allí se indica que "la indecencia", "la obscenidad" y la "corrupción moral" son las razones de este mal. La ira de Alá "es profunda contra los que cruzan los límites y se oponen a él", sostiene el texto.

"Al Qaeda sigue siendo considerada como un movimiento de élite cuya responsabilidad es guiar a la umma (comunidad de creyentes) hacia una forma pura del islam. Acontecimientos como el coronavirus constituyen a la vez una lección y una oportunidad para reforzar esta posición", explicó Charles Lister, director de antiterrorismo en el Middle-East Institute (Instituto de Oriente Medio), en declaraciones a la agencia AFP.

El grupo Hayat Tahrir al Sham (HTS), rama siria de Al Qaeda, preconiza medidas de higiene en su carta informativa ( Ibaa ), constata el Instituto Tony Blair para el Cambio Mundial. HTS denunció la atención que se le ha dado al virus, pues considera que el balance de muertos es muy inferior al del conflicto sirio.

  • Reacción sanitaria y estratégica

La provincia de Idleb, en Siria, último bastión jihadista y rebelde del noroeste, ha sido, paradójicamente, la que ha dado respuestas más rápidas ante la pandemia de coronavirus.

El sistema hospitalario ha sido destruido por la guerra . Pero los rebeldes dominados por HTS, con ayuda de la Organización Mundial de la Salud (OMS) , reaccionaron a tiempo. "Han adoptado medidas preventivas más radicales y más rápidamente que el régimen de Asad", dice el Washington Institute , que cita sobre todo las tomas de temperatura en las fronteras con Turquía y la esterilización de escuelas y mezquitas.

"El desafío para HTS es presentarse ahora ante Rusia y Turquía como un ente legítimo para gobernar el territorio sirio que escapa al control de las fuerzas de Damasco", estima Charles Lister. Aunque, a simple vista, el HTS sería incapaz de gestionar un brote de epidemia.

  • Los talibanes en Afganistán

En cuanto a los talibanes en Afganistán, firmantes de un acuerdo histórico con Estados Unidos, el coronavirus no ha cambiado su estrategia.

Más allá de sus ataques contra las fuerzas gubernamentales, se presentan como alternativa en el combate sanitario. El gobierno de Kabul solo ve en la pandemia "la oportunidad de desviar fondos extranjeros", denuncian. "Hemos propuesto un alto el fuego completo para combatir la Covid-19, pero lo han rechazado", responde Javed Faisal, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad afgano (NSC).

  • ¿Estado Islámico puede aprovechar la pandemia?

¿Y si el virus le hiciera el juego a los jihadistas? En Siria, el grupo Estado Islámico (EI) insta a sus miembros, en su carta semanal Al Naba, a "atacar y debilitar" a los "infieles" y a los "apóstatas", subraya el International Crisis Group (ICG, (Grupo de Crisis Internacional).

De hecho, estos movimientos prosperan en el caos. "Estado Islámico es susceptible de beneficiarse mientras el coronavirus debilita a sus enemigos ", teme este instituto de reflexión, que invita a la comunidad internacional a no dejar de lado las prioridades de ayer.

Un soldado iraquí en la base aérea de Qayyarah, cerca de Mosul; tropas norteamericanas se retiraron de Irak por la pandemia de coronavirus y persiste el miedo por posibles ataques del Estado Islámico
Un soldado iraquí en la base aérea de Qayyarah, cerca de Mosul; tropas norteamericanas se retiraron de Irak por la pandemia de coronavirus y persiste el miedo por posibles ataques del Estado Islámico Fuente: AFP

A finales de marzo en Irak, 2500 instructores -un tercio de la coalición internacional liderada por los estadounidenses - abandonaron el país o están a punto de hacerlo tras la suspensión de los entrenamientos y la formación por culpa del virus.

Los expertos señalan, no obstante, que las tensiones entre Irán y Estados Unidos ya habían debilitado el contraterrorismo en Irak.

  • Consecuencias a corto plazo

Es difícil, no obstante, determinar si el coronavirus va a cambiar las cosas en las zonas donde están implantados los grupos jihadistas. En Afganistán, en el Sahel o en Somalia, no parece que esté incidiendo en la seguridad.

A corto plazo, el riesgo de un gran atentado espectacular en Europa o Estados Unidos parece limitado . "Hemos establecido el confinamiento, los controles en las fronteras y en los transportes. El riesgo actualmente se ha reducido", dice Jean-Charles Brisard, del Centro de Análisis del Terrorismo (CAT) en París.

Pero el virus no impide que un individuo aislado o una pequeña célula puedan actuar, como demuestra el apuñalamiento por un refugiado sudanés que dejó dos muertos el sábado en el sureste de Francia.

Este domingo no se había establecido ningún vínculo con el EI. "Pero está claro que el riesgo de pasar al acto de un individuo inspirado no ha desparecido con la crisis", dice a la AFP una fuente cercana al caso.

"No hemos terminado con esta guerra contra el islamismo", decía en este sentido hace unos días un exagente de inteligencia francés. "Sabemos que pueden golpear de nuevo. No podemos bajar la guardia ".

Agencia AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.