Coronavirus. Yanzhong Huang: "Es bastante probable que ya se esté gestando un Covid-21"

Yanzhong Huang
Yanzhong Huang Fuente: Archivo
Hugo Alconada Mon
(0)
24 de septiembre de 2020  • 20:22

A Yanzhong Huang le preocupa una posible nueva "guerra fría" entre Estados Unidos y China . También lo que ocurre en Hong Kong . Y la puja entre las potencias por las supuestas vacunas, sí. Pero lo que más le preocupa al experto en Salud Global del Council on Foreign Relations de Estados Unidos es lo que no sabemos. Sobre el Covid-19 y sus posibles coletazos, como así también sobre cómo surgió. Porque si ignoramos su origen, razona, "es bastante probable" que se esté gestando su versión 2021.

"No sabemos cuándo terminará la pandemia. Tampoco podemos descartar que este virus mute y se convierta en un brote más transmisible y más letal", remarca el experto nacido en China y radicado en New Jersey. "¿Y si el virus muta y la vacuna resulta menos efectiva? Podría resultar una pesadilla".

Pesimista declarado, Yanzhong Huang observa al líder chino Xi Jinping fortalecido, y a varios jefes de Estado más interesados en descargar culpas que en hallar soluciones, "manejando la crisis de salud de una manera que resulta muy por debajo de lo óptimo", dice a LA NACION.

-¿A qué debemos prestarle atención en estos momentos?

-A la falta de cooperación y colaboración internacional. Dado que se trata de una pandemia global, se necesita una solución global. Pero allí radica el gran problema: cada país actúa por su cuenta. Mientras tengamos un país que no esté libre del virus no podremos declarar que la pandemia ha terminado. Es crítico que los países trabajen juntos y se ayuden, especialmente los países desarrollados. Tienen la obligación de ayudar a los países pobres o con baja capacidad estatal para contener la propagación del virus y ayudar a que sus economías vuelvan a funcionar. Del mismo modo, ahora estamos hablando de llegar a una vacuna. Algunos países tienen la capacidad para desarrollarla y otros tienen la capacidad financiera para pagar por ella. Esos países deben trabajar juntos para garantizar que los países pobres tengan igual acceso a las vacunas. Pero está pasando todo lo contrario. La pandemia hace más probable una nueva Guerra Fría entre China y Estados Unidos . Eso no es una buena noticia para otros países que podrían convertirse en daños colaterales de esa puja.

-¿Puede esta crisis afectar al Partido Comunista Chino? Porque en su último libro, "Política tóxica", remarca que el sistema político chino "es notablemente resistente, pero defectuoso en su esencia".

-Cuando se analiza la respuesta china a la pandemia, lo primero que debemos destacar es cuán resistente y efectivo resultó el sistema político para lidiar con el brote, a pesar de lo que fue su manejo inicial. Lo logró a través de una movilización gigantesca del aparato estatal y el uso generalizado de recursos tecnológicos de vanguardia, big data y teléfonos celulares. Así monitoreó los movimientos de las personas y contuvo la propagación del virus en un período muy corto. Para fines de marzo, China emergió como uno de los primeros "ganadores" en la lucha en la pandemia y eso ayudó a reforzar la legitimidad del partido. Fue todo un sacudón. Porque al comienzo de la crisis muchos especularon con que esto podía afectar a Xi Jinping o que podía resultar el Chernobyl del régimen. Pero resultó un gran logro para Xi: demostrando su capacidad de gobernar en tiempos peligrosos. Una encuesta reciente verificó un aumento significativo en la legitimidad del Partido Comunista Chino entre sus ciudadanos.

-Como planteó en abril, en un artículo para el Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, en el que afirmó que Xi había "ganado la crisis causada por el coronavirus".

-Así es. En aquel momento me apoyé en mis impresiones y varios colegas plantearon que era demasiado optimista acerca del futuro del Partido Comunista Chino. Pero ahora tenemos los datos duros que lo confirman. La mayoría de la gente en China expresa su apoyo abrumador al partido. De hecho, también le preguntaron a los encuestados si preferirían vivir en su régimen autoritario como el de China o en una democracia liberal. Una mayoría abrumadora eligió el sistema político existente. Eso le dio más confianza al Partido para abordar temas sensibles como qué hacer con Hong Kong y extender la influencia internacional de China combinando su poder "duro", "blando" y "agudo". El "duro" podemos verlo en lo que ocurre en el Mar de China y en el estrecho de Taiwán; el "blando" es, por ejemplo, la "diplomacia de las mascarillas" o el desarrollo de vacunas, y el "agudo" es, básicamente, la manipulación de la información para afectar la opinión pública en países señalados como "objetivos".

-¿Lo que pasa Hong Kong es una amenaza seria para la seguridad global?

-Básicamente, la nueva ley de seguridad nacional que buscan imponer en Hong Kong es una sentencia de muerte para la fórmula "un país, dos sistemas" que rige entre China y Hong Kong. Tampoco es una buena señal para Taiwán, porque sabemos que esa fórmula fue diseñada en realidad por Deng Xiaoping para Taiwán en los 80, no para Hong Kong. Por lo tanto, lo que está sucediendo en Hong Kong es lo que China piensa para Taiwán. Podrá plantearme por qué el Partido Comunista adoptó ese enfoque si parece ser contraproducente, ¿verdad? Creo que se basa en una evaluación de riesgos. Pekín calibró que las relaciones con Estados Unidos ya son tan malas que imponer esa nueva ley en Hong Kong no cambiaría tanto la relación bilateral. Total, la relación con Estados Unidos no podría ser peor. Y, de hecho, la forma en que respondió Estados Unidos fue la que esperaban los líderes chinos.

-En un tuit reciente, usted escribió: "En 1972, Nixon tuvo la visión de un mundo donde las personas no estuvieran separadas por muralla alguna. Ahora volvimos al casillero de partida".

-Déjeme aclararle que creo que la situación mucho mejoró desde los 70. Dicho eso, creo que en términos de acceso a la información, los chinos viven en otra dimensión. No tienen acceso a Twitter ni a Facebook . Junto con Corea del Norte , son los únicos países que no tienen acceso al buscador irrestricto de Google. Parece algo secundario, pero es una forma de levantar un muro invisible que los mantiene aislados del resto del mundo en términos de información. Y a eso se suma el discurso que dio el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunciando la sentencia de muerte a la política de acercamiento que comenzó con Nixon. Así que, en ese sentido, sí, volvimos al casillero de inicio en las relaciones entre China y Estados Unidos.

-Vinculo su respuesta a otro artículo suyo, en el que alertó que acaso nunca sepamos cómo se originó el Covid-19, lo cual es clave para evitar que algo así se repita. ¿Podría estar gestándose ahora un Covid-21?

-Es bastante probable, sí. Por eso creo que es importante rastrear cómo comenzó el brote. No solo es importante para terminar con la pandemia actual, sino para prevenir que puedan darse nuevos brotes similares. Porque las vacunas podrán solucionar esta crisis, pero la raíz del problema seguirá ahí, latente, al igual que el ámbito que funcionó como cadena de transmisión. Debemos encontrar las raíces del problema para encarar una solución definitiva. Llegado el caso, tendremos que prohibir el tráfico y el consumo de animales salvajes o incluso erradicar algunos murciélagos.

-¿Qué es lo que más le preocupa en el corto y mediano plazo?

-Lo que no sabemos. Estamos en territorio desconocido. No sabemos cuándo terminará la pandemia. Algunos dicen que puede tomar un par de años. Pero no lo sabemos. Tampoco podemos descartar que este virus mute y se convierta en un brote más transmisible y más letal. Y no podemos descartar una segunda ola. Si la gripe española de 1918 pudiera servirnos de guía, la segunda ola podría resultar más devastadora. Ahora estamos todos ansiosos por tener vacunas disponibles para fines de este año o principios del próximo año. Pero, ¿y si el virus muta y la vacuna resulta menos efectiva? Podría resultar una pesadilla: nos encontraría en mal estado, cansados y con menos energías para afrontar una segunda oleada.

-¿Ve algo esperanzador en todo lo que hemos vivido?

-Bueno, yo tiendo a ser pesimista [risas]. Hay pocas cosas que permitan cierto optimismo sobre el futuro. me inquieta la falta de cooperación internacional, el esfuerzo por politizar el origen de la pandemia y todo este juego de echar culpas y pasarse la pelota.

-¿Hay alguna pregunta que no le planteé y desearía abordar?

-[Piensa por unos segundos] Me gustaría ahondar en esta carrera global por llegar a una vacuna. Tenemos a Rusia declarando que tiene una y China que dice que avanza con la suya y ya comenzó a aplicarla entre sus trabajadores sanitarios y los militares, mientras que Estados Unidos y otros países desconfían de esos anuncios, y los Emiratos Árabes, Filipinas , Afganistán o Paquistán están viendo qué hacer. Es preocupante. Es probable que terminemos con otra muralla internacional, incluso con una suerte de "guerra", pero de vacunas.

Biografía

Nacido en China, se graduó en Relaciones Internacionales en la Universidad de Fudan, en Shanghai, para luego estudiar en la Universidad Johns Hopkins y completar su doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de Chicago.

Profesor en la Escuela de Diplomacia y Relaciones Internacionales de la Seton Hall University, dirige allí el Centro de Estudios de la Salud Global y desde 2010 es "senior fellow" del Council of Foreign Relations de Estados Unidos

Ex asesor en el área de la salud de la Clinton Global Initiative y es receptor de múltiples premios y reconocimientos, su último libro es "Política tóxica: la crisis de la salud ambiental en China y el desafío que representa para el Estado chino" (2020)

Recomendación

-Dado que millones de argentinos deben permanecer en sus casas desde hace meses, ¿qué libros, películas, música u otra actividad les recomienda para distraerse o "aprovechar" el tiempo? ¿Qué hace usted en su tiempo libre?

-Creo que hay varias películas que merecen ser vistas en relación a la pandemia. Hace unos quince años salió una que se llamaba "Outbreak", con Rene Russo y Dustin Hoffman, y aborda qué podría ocurrir si se desatara una ola de contagios en un pueblo pequeño, con la aplicación de una cuarentena y hasta la discusión sobre la eventual eliminación de todo el pueblo para salvar al resto del país. Otra, más reciente, es "Contagion", con Matt Damon, sobre un virus surgido en China que pasa a Estados Unidos. Las dos valen la pena.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.