Del acartonamiento a las selfies: la reina más longeva de la historia británica se pone a tono con los tiempos