Del fervor extremo de Brasil a la fría recepción de Chile