Crisis en Bolivia: dos estrategias en proceso y con pasos en falso de arranque

Rubén Guillemí
Rubén Guillemí LA NACION
(0)
14 de noviembre de 2019  

LA PAZ.- La jornada de ayer comenzó a dejar planteadas cómo serán las estrategias de la flamante presidente interina, Jeanine Áñez, y del Movimiento al Socialismo ( MAS), de Evo Morales, para los próximos meses. Pero ambos arrancaron con pasos en falso que auguran una convivencia difícil.

"No sé cuál es la estrategia de Áñez, pero me parece que fue su primer error no permitir que los legisladores del MAS ingresen al Palacio Legislativo", dijo a LA NACION el analista Carlos Valverde.

"El MAS podría usar ese impedimento de acceso al Congreso como una excusa para formar una Asamblea paralela en cualquier lugar, porque el Congreso es la reunión de los parlamentarios. Pueden sesionar donde quieran. Por eso creo que fue un error de Áñez", agregó. El analista desestimó la gravedad de tener que gobernar con un Parlamento dominado por la oposición.

"El de Áñez no sería el primer gobierno del mundo que tenga que gobernar con ambas cámaras en contra, y van a tener que acostumbrarse a eso. Con el control que tiene de ambas cámaras, el partido de Evo forzará a la presidenta a gobernar por decreto", señaló.

Por el lado del MAS, los analistas coincidieron en que ayer dejó en evidencia que su estrategia va a ser "empantanar" todos los actos del Ejecutivo y mantener la presión y los desórdenes en las calles, lo que puede jugar en su contra.

"La posibilidad de la pacificación del país está en manos de Evo. Y esta actitud de alentar a sus huestes a mantener el conflicto en la calle es realmente insana. Coloca a su partido en la ilegalidad", dijo a LA NACION el politólogo Carlos Cordero.

Por su parte, Valverde coincidió en que puede ser un error grave del MAS el llevar la oposición a querer frustrar la convocatoria a elecciones. "Trabar incluso el llamado a elecciones solo porque Evo no podrá participar sería un error que se cobra caro en política", dijo.

Ambos analistas coincidieron en que en Bolivia la Asamblea Legislativa juega un rol importante en el esquema de gobierno y que ahora que el MAS ya no está en el Ejecutivo, el Parlamento es su única opción para su supervivencia como partido.

"Al no estar Evo, seguramente tendrán que poner como candidato a Andrónico Rodríguez, vicepresidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico, o a la expresidenta del Senado Adriana Salvatierra, y sacarán un 22% o 24% de los votos. Pero no tener legisladores es condenar al MAS a su desaparición", dijo Valverde.

Un factor que los analistas descartan como un problema para el futuro institucional de Bolivia es el poder militar.

"En Bolivia ya no se discute, por suerte, la opción de un militar como factor de desestabilización política. Los militares están subordinados a la Constitución y están donde deben estar que son los cuarteles", apuntó Valverde.

Cordero coincidió: "No hay una opción de 'Cámpora al gobierno, Perón al poder', con un jefe militar que dé un golpe para pasarle luego el poder a Evo".

Otra cuestión que se presenta como un nubarrón en el futuro del gobierno de Áñez es que su mandato tiene un plazo que vence el 22 de enero. Y ella se propuso en ese lapso convocar a elecciones y entregar la banda presidencial a su sucesor.

Pero en Bolivia el órgano que convoca y administra las elecciones es un cuarto poder independiente, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que tiene autoridades nacionales y locales. Casi todos los miembros del TSE que realizó las elecciones del 20 de octubre están presos por las acusaciones de fraude. Para formar un nuevo TSE Áñez debe enviar un proyecto de ley al Congreso, o deberá acudir a gobernar por decreto.

Pero, además, Bolivia debe realizar un nuevo padrón electoral porque el actual, de 7.300.000 votantes, está totalmente contaminado y fue impugnado en la Justicia. Tiene, por ejemplo, más de 10.000 votantes de más de 100 años, y hay otros 10.000 "fallecidos" que emitieron su voto el 20 de octubre.

"No dan los tiempos para hacer un proceso electoral y transferir el mando antes del 22 de enero -dijo Cordero-. Creo que hay que pensar en elecciones para abril, y resulta comprensible que se tenga que prorrogar el mandato de Áñez más allá del 22 de enero".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.