Dramático relato de un marino del Kursk

Al menos 23 tripulantes sobrevivieron algunas horas luego del accidente, según una carta encontrada en el sumergible
(0)
27 de octubre de 2000  

MURMANSK.- Una dramática carta encontrada en uno de los cadáveres recuperados del submarino nuclear ruso Kursk, reveló ayer que al menos 23 tripulantes sobrevivieron algunas horas a su naufragio, pero murieron de frío o por asfixia mientras esperaban en vano a que llegara la ayuda del exterior.

La nota, encontrada en un bolsillo del teniente de navío Dmitry Kolesnikov, fue divulgada por el comandante de la marina rusa, almirante Vladimir Kuroyedov, tras el rescate de cuatro cadáveres del submarino, que naufragó en aguas árticas el 12 de agosto último por causas aún no esclarecidas.

El texto de la nota leída por Kuroyedov empieza así:

"13.15. Todos los tripulantes de los compartimientos sexto, séptimo y octavo se trasladaron al noveno. Aquí nos encontramos 23 personas. Tomamos esta decisión como resultado de la avería. Ninguno de nosotros puede subir a la superficie."

Poco más de media hora más tarde, Kolesnikov aún pudo redactar otro apunte en la carta: "13.5... (no se aprecia claramente la última cifra de los minutos). Escribo a ciegas..."

Nacido hace 30 años en San Petersburgo, Kolesnikov se había casado apenas 15 días antes de la tragedia que conmocionó a Rusia y al mundo durante dos semanas de angustiosos intentos de rescate de posibles sobrevivientes.

Su viuda, Olga Kolesnikova, acudirá a Severomorsk, donde se encuentra la morgue a la que fueron transportados los cuerpos, "para ver una vez más a quien amo y poder leer la carta", indicó ayer entre lágrimas. "Tenía el presentimiento de que él no había muerto rápidamente, lo que me causaba un tremendo dolor, y ahora ese dolor se confirma", agregó.

Gracias a esta nota, Kolesnikov pudo ser identificado luego de que su cuerpo fue subido desde el fondo del mar a la plataforma Regalia, contratada por Moscú para rescatar la mayor cantidad posible de cadáveres de los 118 tripulantes del Kursk.

Otros tres cuerpos recuperados por los buzos rusos que entraron anteayer dentro del submarino también fueron transportados a la superficie para proceder a su identificación en un laboratorio forense.

La cronología temporal de la nota encontrada demostraría que al menos 23 tripulantes del Kursk sobrevivieron casi cuatro horas como mínimo a las dos explosiones que sepultaron al submarino, de acuerdo con el registro de las estaciones sismológicas que detectaron el accidente.

Explosiones

Buques norteamericanos y británicos y la estación sísmica noruega Norsar registraron en la zona del mar de Barents, donde el Kursk participaba en unas maniobras navales, una primera explosión a las 11.28 y una segunda mucho más fuerte a las 11.30 del 12 de agosto.

El jefe de la marina hizo su escalofriante anuncio al reunirse con un grupo de viudas y familiares de la dotación del Kursk en la base naval de Vidiayevo, próxima a la sede de la Flota del Norte.

Pero en otra inesperada revelación, el jefe de Estado Mayor de la Flota del Norte, almirante Mikhail Motsak, reconoció que la nota es más extensa y de "carácter personal", aunque también incluye "datos" sobre el naufragio.

Motsak dijo que la nota fue escrita entre las 13.34 y las 15.15 del 12 de agosto, hora local, y que de ella se desprende que la concentración en la novena cámara estanca de los tripulantes de los compartimientos 6, 7 y 8 se produjo a las 12.58.

Dos o tres miembros de la dotación del Kursk trataron de salir del submarino a través de la escotilla de emergencia, situada en la cámara número nueve, pero no lo lograron, agregó. "Como sabemos, el intento fracasó porque tal vez (la escotilla) estaba inundada", manifestó Motsak, que anunció una inmediata "modificación de los planes" de rescate en vistas de los "importantes y valiosos" datos contenidos en la nota de Kolesnikov.

El almirante Motsak dijo que de acuerdo con los nuevos planes, se había abandonado la perforación de una "ventana" en el casco a la altura de la cámara número siete, iniciada ayer por la mañana en medio de una tormenta en la zona con vientos de hasta 80 kilómetros por hora.

En lugar de ello, la marina estudiaba dos posibles opciones: o entrar por la "ventana" de la cámara ocho abierta anteayer y extraer los cuerpos, o taladrar otra en el noveno compartimiento.

Despedida

MOSCU (AP).- La nota que escribió el teniente Dmitry Kolesnikov en la oscuridad del Kursk no fue el único mensaje que redactó antes de morir.

Su mujer, Olga, contó que poco antes de abordar el submarino le escribió un poema que dice: "Cuando llegue la hora de morir, pese a que intento no pensar en ello, querría haber tenido tiempo para decirte Querida, te amo".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.