El escenario. El deseo de la autodeterminación se cocina a fuego rápido en Europa