Radiografía: el EPP, la guerrilla que pone en jaque al gobierno paraguayo

El campamento del EPP, desarticulado la semana pasada
El campamento del EPP, desarticulado la semana pasada
Rubén Guillemí
(0)
11 de septiembre de 2020  • 15:27

Son unos pocos, no tienen respaldo de la gente y están ocultos en el monte. Así describe el gobierno de Mario Abdo Benítez a los guerrilleros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Pero lo cierto es que en 20 años de acciones armadas el grupo ya dejó más de un centenar de muertos y acaba de secuestrar esta semana al exvicepresidente Óscar Denis (2012-2013) y su ayudante. Y el Ejército no logra neutralizar a la organización.

"Es un desafío muy grande para nuestro gobierno, pero estamos decididos a enfrentarlos en el marco de la ley. Los tres poderes están teniendo participación directa en las operaciones para someter a estos criminales. Es un juez el que autoriza los operativos militares en el monte, y la Fiscalía acompaña con leyes sancionadas por el Legislativo", dijo en diálogo telefónico con LA NACION el ministro asesor Federico González.

El EPP volvió a ser noticia en los medios argentinos la semana pasada luego de una acción militar de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) contra uno de sus campamentos, en la que murieron dos chicas de 11 años de nacionalidad argentina.

Oficialmente, el EPP nació en 2008, pero es una derivación de lo que en los años 90 fue el brazo armado del partido de extrema izquierda Patria Libre, con entrenamiento y fuertes vínculos con las FARC , de Colombia .

En sus comienzos robaban bancos, y luego se lanzaron a la industria del secuestro extorsivo. Uno de los casos más resonantes fue en 2004 el rapto y posterior asesinato de Cecilia Cubas, hija del expresidente Raúl Cubas Grau (1998-1999).

Hoy, esta organización es poco más que un "clan familiar" liderado por Osvaldo Villalba, de 35 años, su esposa Magna Meza, junto a Carmen Villalba -hermana de Osvaldo, en prisión con una condena a 17 años- y su marido Manuel Cristaldo.

Desde su pensamiento marxista-leninista, en sus proclamas critican las amplias desigualdades y concentración de la propiedad rural en un país donde el 90% de la tierra está en manos de 12.000 grandes propietarios, mientras que el restante 10% se reparte entre 280.000 pequeños y medianos productores. Además, el 19% del territorio es de propiedad extranjera, particularmente latifundistas brasileños.

Pero las proclamas del EPP nunca tuvieron demasiado eco en la población ni lograron reclutamientos masivos.

Monte y bosque

"El EPP no son más que algunas decenas de personas. Pero el departamento de Concepción donde actúan desde su comienzo, tiene mucho monte y bosque, y ellos operan en la espesura de ese monte de muy difícil acceso", explicó González.

El campamento destruido la semana pasada está apenas a 35 kilómetros del establecimiento ganadero del exvicepresidente Denis, donde los guerrilleros lo secuestraron el miércoles pasado y dejaron algunos panfletos a bordo de la camioneta del también empresario agroganadero.

Uno de los aspectos más polémicos del EPP es el reclutamiento de menores en sus filas.

En YouTube se pueden ver algunos videos de los hermanos Villalba en los que incluso defienden esa decisión. "Cada criatura debe saber que su misión es luchar por su pueblo", dice Osvaldo en una de las publicaciones.

Pero el gobierno considera que no se trata de un "reclutamiento", sino de la utilización de los propios hijos de los guerrilleros como escudo. "Nosotros creemos que una de las chicas muertas la semana pasada era hija de Osvaldo Villalba y Magna Meza, y la otra, era hija de Liliana y Manuel Cristaldo", afirmó González.

"Según la información de Inteligencia y las evidencias halladas, estas chicas estaban en el campamento desde que eran bebés y luego fueron trasladadas a la Argentina para registrarlas y anotarlas también allá", agregó el ministro asesor.

El gobierno sostiene que además de la industria del secuestro extorsivo, una importante fuente de financiación del EPP son sus vínculos con el narcotráfico. "A dos kilómetros del campamento principal desarticulado la semana pasada hay un marihuanal muy grande. Así que el vínculo es muy evidente", sostuvo González.

El ministro reconoció finalmente que la organización, aunque pequeña, presenta un reto difícil para las autoridades por lo que ya se pusieron en contacto con especialistas de Colombia y Brasil para recibir asesoramiento.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.