El euro también es la moneda oficial en algunas regiones yugoslavas

Montenegro y Kosovo la adoptaron como unidad monetaria oficial; en Serbia se continuarán utilizando los dinares con respaldo en euros
(0)
1 de enero de 2002  • 15:37

El euro es a partir de hoy moneda de curso legal en partes de la República Federal de Yugoslavia: en la república de Montenegro, de tendencias independentistas, y en la provincia de Kosovo, actualmente bajo protectorado internacional.

Dentro de su política de distanciamiento de Belgrado, Montenegro introdujo en 1999 el marco alemán como moneda oficial junto con el dinar yugoslavo, y un año más tarde la moneda alemana pasó a ser la única de curso legal en el territorio montenegrino.

En Kosovo el marco alemán fue moneda oficial de pago desde el establecimiento del de facto protectorado internacional en esa provincia yugoslava poblada mayoritariamente por independentistas albaneses, a mediados de 1999.

En Serbia, la otra república yugoslava, la moneda oficial es el dinar yugoslavo cuya referencia de cambio fue el marco alemán, que ahora será sustituido por el euro.

Contingentes de euro comenzaron a llegar a toda Yugoslavia en diciembre pasado dentro de los preparativos para el paso al euro de las monedas nacionales de los 12 países de la eurozona, de las que el marco alemán fue el más popular en los Balcanes.

Tanto las autoridades en Serbia, como en Montenegro y en Kosovo lanzaron durante ese mes campañas para informar a la población sobre la conversión e instándoles a depositar sus divisas en los bancos, para lograr así un cambio al euro sin pago de comisiones.

Así, por ejemplo, soldados de la fuerza KFOR de la OTAN en Kosovo, distribuyeron en las últimas semanas panfletos para informar a la población sobre la nueva moneda europea por las aldeas más remotas de la provincia.

Se calcula, no obstante, que la mayoría de la población montenegrina, serbia y kosovar preferirá seguir guardando sus ahorros - estimados en miles de millones de marcos alemanes - en sus casas, como hicieron en el último decenio debido a la desconfianza en el sistema bancario.

Fuente: EFE

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.