Opinión. El interés de siempre por los chicos de la villa