El Papa volvió a defender a Barros, pero pidió disculpas si ofendió a las víctimas de abusos