El piloto del vuelo de Malaysia Airlines simuló previamente la ruta que lo llevó a la desaparición