Represión. El régimen egipcio lanza una persecución sin precedente contra los periodistas