Opinión. El reto no es ser oposición, sino buscar integración