Bolivia: Áñez reconoció el amplio triunfo del partido de Evo Morales

Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
19 de octubre de 2020  • 05:30

LA PAZ.- Con más de cuatro horas de retraso, pasada la medianoche, se conocieron los primeros datos de boca de urna que le dan un amplio triunfo al candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, quien ganaría en primera vuelta con un 52,4%, por lo que no debería medirse en un ballotage con su rival Carlos Mesa, de la centrista Comunidad Ciudadana (CC).

Incluso antes de saber los resultados oficiales, la presidenta interina Jeanine Áñez reconoció el triunfo del MAS. "Aún no tenemos cómputo oficial, pero por los datos con los que contamos, el Sr. Arce y el Sr. Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia", dijo durante la madrugada.

Estos son los primeros datos no oficiales que fueron proporcionados por la encuestadora presidencial Ciesmori para medios privados de Bolivia, que fueron difundidos por la cadena Unitel. En segundo lugar se encontraría Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (CC) con 35,5% y Luis Fernando Camacho de Creemos, en tercer lugar con el 14,1%.

La encuesta se realizó con entrevistas presenciales que abarcaron 13% de los recintos de votación y tiene un margen de error de 1.4 puntos porcentuales. Para ganar en la primera vuelta la elección presidencial es necesario que el puntero obtenga el 50% más uno de los votos o un mínimo de 40% de los sufragios y al menos una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato más votado.

A pesar de que la autoridad electoral no había contabilizado más que 5% de las actas, el expresidente Evo Morales fue el primero en pronunciarse sobre los primeros resultados de boca de urna. Desde Buenos Aires el exmandatario dijo en conferencia de prensa que su heredero político había ganado las elecciones de Bolivia y denunció que se estaba "escondiendo el gran triunfo del partido''.

Demora del cómputo oficial

Con el correr de las horas, la inquietud creció entre algunos bolivianos. El conteo de votos transcurre con lentitud, mientras los electores se mantienen alertas para conocer al ganador de los comicios, tras una jornada electoral tranquila y con alta participación que contrastó con la tensión que antecedió a la votación.

"Resulta muy extraño y preocupante que, a casi una hora del tiempo permitido para la publicación de los datos de los resultados en boca de urna, las empresas no lo hagan. ¿Por qué el retraso? ¿Qué se quiere esconder?", se quejó el expresidente. "Ayer [por el sábado] denunciamos que era sospechoso el levantamiento del Direpre a pocas horas del día de las elecciones. Ahora, las empresas encuestadoras se niegan a publicar los resultados a boca de urna. Están escondiendo el gran triunfo del pueblo representado por el MAS-IPSP", agregó.

El exministro de Economía Luis Arce, aliado de Evo Morales, llegó con una estrecha ventaja en los sondeos sobre Carlos Mesa, un expresidente vinculado a la derecha boliviana que en los últimos años se inclinó hacia el centro político para ganar más respaldo.

Ante el atraso, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, dijo anoche que "fue una elección compleja en un coyuntura delicada en la que conviene apuntalar la certeza de los resultados'', por lo que llamó a políticos y ciudadanos a esperar resultados "con paciencia". Romero había dicho previamente que el resultado final podría conocerse entre tres y cinco días después de los comicios, pero el domingo en la noche no dio un plazo. La ley contempla siete días.

A falta de resultados oficiales, los bolivianos se mantenían pegados las pantallas de televisión para conocer resultados de encuestas de salida no oficiales. Sin embargo, también estaban demoradas, lo que aumentaba el nerviosismo.

Gabriela Montaño, que fue ministra de Salud de Evo Morales y presidenta del Senado y de la Cámara de Diputados, mostró suspicacias por las demoras. "Exigimos a los medios de comunicación actuar con responsabilidad, los pseudo analistas que defienden posiciones personales, están alimentando la incertidumbre. ¿Por qué no publican sus datos en vez de generar bronca?", indicó en Twitter.

La presidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez pidió paciencia al cierre de los comicios para esperar los resultados
La presidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez pidió paciencia al cierre de los comicios para esperar los resultados Fuente: AFP

La suspensión del conteo rápido

El ambiente electoral se había mantenido tenso pero estable hasta anoche cuando, a pocas horas del inicio de la votación, el Tribunal Supremo Electoral -uno de los cuatro poderes del Estado- anunció la suspensión de su conteo rápido de votos -Difusión de Resultados Prelimininares, Direpre- y dijo que sólo se conocerían los resultados finales, lo que básicamente demora la respuesta sobre la posibilidad de una segunda vuelta el 29 de noviembre. Pero, aunque los candidatos expresaron sus críticas, no vieron una segunda intención en la medida oficial.

"No es lo ideal, pero elimina las susceptibilidades" que el año pasado ocurrieron con un sistema similar implementado por el MAS, dijo Mesa. "Esto nos da a entender que no se ha trabajado con seriedad", comentó por su parte Arce.

En la elección de octubre pasado la Transmisión de Resultados Provisorios (TREP) fue el punto de partida de un gran conflicto que derivó en las acusaciones de fraude. El conteo del TREP se suspendió la misma noche de las elecciones, lo cual generó sospechas y una auditoría de la OEA que encontró irregularidades que le impidieron validar los resultados. Esa interrupción detonó un estallido social que derivó en 36 muertos y la renuncia de Evo tras casi 14 años en el poder.

Pese a esta tensión por el anuncio de la suspensión del Direpre y la alta polarización en una población dividida básicamente entre los que apoyan la gestión de Evo y sus opositores, los bolivianos acudieron ayer pacíficamente a las urnas.

Una mujer con equipo de protección como medida preventiva contra la propagación del nuevo coronavirus, emite su voto en un colegio electoral en La Paz el 18 de octubre de 2020 durante las elecciones generales de Bolivia
Una mujer con equipo de protección como medida preventiva contra la propagación del nuevo coronavirus, emite su voto en un colegio electoral en La Paz el 18 de octubre de 2020 durante las elecciones generales de Bolivia Fuente: AFP

Debido a la pandemia los comicios habían sido postergados en dos ocasiones, lo que elevó la crispación política. No obstante, los ciudadanos que concurrieron desde temprano a los recintos electorales expresaron su deseo de que el ejercicio en las urnas ayude a resolver la larga crisis social y política, a la que se sumó este año una emergencia sanitaria por el Covid-19 que llevó luto a muchas familias y golpeó fuerte la economía.

"Mi esperanza es que solucionemos los problemas de una vez. Tengo una tienda y me afectó la pandemia y esta pelea de los políticos", dijo Rafaela Choque, 62 años, de origen aymara al salir de un recinto electoral de La Paz.

"Tengo confianza en estas elecciones", coincidió a su vez Roberto Inchauste, un empresario que acudió a votar con barbijo y un traje de protección. "Esta crisis ya está de buen tamaño''.

Un empleado electoral muestra una papeleta mientras cuenta los votos en un colegio electoral durante las elecciones generales en La Paz
Un empleado electoral muestra una papeleta mientras cuenta los votos en un colegio electoral durante las elecciones generales en La Paz Fuente: AFP - Crédito: Jorge Bernal

Pero la de ayer no fue una jornada electoral como otras y se notaba menos gente en las calles que en votaciones anteriores. Sin embargo, muchos caminaron largos trayectos o se desplazaron en bicicleta hasta los puntos de votación. Algunos vendedores de comida callejera cerca de los recintos daban color y sabor a la actividad electoral.

La boleta ofrecía cinco candidatos a la presidencia, aunque sólo eran dos los que tenían más posibilidades, según los sondeos. Arce, exministro de Economía artífice del llamado "milagro económico en el gobierno de Evo, escoltado en las encuestas por el candidato de centroizquierda Carlos Mesa, expresidente (2003-2005).

El empresario y exlíder cívico de derecha, Luis Fernando Camacho -de la organización Creemos, y a quien los sondeos ubican tercero- podría ser quien dirima la disputa entre Arce y Mesa en una eventual segunda vuelta según pronostican las encuestas.

"Tengo fe en esta elección, hay que consolidar la democracia y llamo a todos a cuidar su voto'', declaró Camacho tras votar en una escuela en Santa Cruz.

Para ganar en primera vuelta es necesario que el puntero obtenga el 50% más uno de los votos o un mínimo de 40% de los sufragios y al menos una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato más votado.

En la elección de este domingo, los bolivianos renovaron además la totalidad del Poder Legislativo, 130 miembros de la Cámara Baja y 36 en Senadores.

El candidato presidencial izquierdista de Bolivia, Luis Arce, del partido Movimiento por el Socialismo
El candidato presidencial izquierdista de Bolivia, Luis Arce, del partido Movimiento por el Socialismo Fuente: AFP - Crédito: Ronaldo Schemidt

Agencias AFP, AP y Reuters

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.